Casa Blanca: “La solución a los desafíos de Haití no está en Washington”

Las autoridades estadounidenses mantienen seguimiento en la ayuda al esclarecimiento del asesinato del presidente de Haití, Jovenel Moise,  suministrando recursos que conduzcan a un consenso político en la nación caribeña sin inmiscuirse en sus problemas.

“La solución a los desafíos de Haití no están en Washington, está en Puerto Príncipe; el compromiso de Estados Unidos es apoyar un diálogo político amplio e inclusivo”, dijo en entrevista, el director de asuntos del Hemisferio Occidental en el Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Juan Gonzalez.

El alto funcionario conformó la delegación estadounidense que visitó Haití recientemente tras el magnicidio de Moise, el pasado 7 de julio.

Gonzalez apuntó que después de meses de un gobierno por decreto, debido a que Moise cumplió su mandato en febrero, la isla caribeña aqueja la falta de claridad en quién ostenta el liderazgo del país, lo que se suma a la escasa decena de legisladores en funciones actualmente.

Con un llamado a la comunidad internacionales y las instituciones, González alertó de que “la inseguridad y la violencia provienen de la inestabilidad política”.

Además, explicó que el interés de la administración del presidente Joe Biden es conseguir que el pueblo de Haití se una en aras de que defina su propio futuro de modo tal que consiga respaldo internacional.

Equipo interinstitucional

El equipo estadounidenses estuvo integrado por asesores de varias frentes como la el Consejo de Seguridad, el Departamento de Justicia y el Departamento de Seguridad Nacional.

En ese sentido dijo que EE. UU. trabaja en el apoyo a “la infraestructura crítica” del país. Al efecto, han quedado en Puerto Príncipe ocho agentes del FBI que trabajan junto a otros funcionarios de Seguridad Nacional en la pesquisa por la muerte del mandatario.

Los antes mencionados ayudan tanto en las labores de rastreo de armas como en la tecnología que usaron los involucrados en el crimen, detalló.

Gonzalez informó que fueron proporcionadas 500.000 vacunas, cuyos destinatarios priorizados inicialmente han sido los trabajadores de la Salud.

“Estamos buscando hacer lo más que Estados Unidos y la comunidad internacional pueden hacer para apoyar a Haití, mientras el pueblo haitiano descubre el camino a seguir”, y recalcó que la ayuda de Francia y otros miembros de la comunidad internacional -como la República Dominicana y la representación de EE. UU. en Naciones Unidas- se mantienen activas.

Envío de tropas a Haití fuera de la agenda de EE. UU.

Más tarde el jueves el presidente Biden confirmó que Estados Unidos no enviará tropas a Haití. “La idea de enviar fuerzas estadounidenses a Haití no es algo que esté en la agenda en este momento”, dijo a pregunta de los periodistas  tras el encuentro sostenido con la canciller alemana Angela Merkel en la Casa Blanca.

Biden explicó que, en la actualidad, solamente han sido enviados infantes de Marina para proteger la embajada de EE. UU. en Puerto Príncipe.

Hasta la fecha, según las declaraciones de varios funcionarios de la Administración Biden, las autoridades haitianas no han realizado una solicitud específica para el envío de militares con el fin de estabilizar el país de cara a las anunciadas elecciones del próximo mes de septiembre.

Informacion tomada de La Voz de America