La cifra global de muertos por COVID-19 supera los 3 millones

El COVID-19 se ha cobrado la vida de más de 3 millones de personas en todo el mundo, según el Centro Johns Hopkins, que sigue de cerca la pandemia.

El espeluznante e histórico número de muertos se produce cuando el mundo ha comenzado a implementar programas de vacunas para combatir el virus mortal, y muchos lugares están experimentando un aumento en los casos.

India, un importante productor de vacunas, informó el sábado que había registrado más de 230.000 casos nuevos en la últimas 24 horas.

Si bien Estados Unidos está vacunando a millones de personas, sigue siendo líder mundial en el número de casos. Johns Hopkins informa que Estados Unidos tiene 31,5 millones de los 140 millones de casos del mundo, seguido de India con 14,5 millones de casos y Brasil con 13,8 millones.

El COVID-19 sigue haciendo estrago en la región. En países como Venezuela, el gremio médico está exigiendo transparencia en el esquema de vacunación contra el coronavirus y reclama evitar discriminaciones políticas con el uso de sistemas de registro gubernamentales.

Unos 98.000 trabajadores sanitarios, de los cerca de 1,3 millones que ejercen en el ámbito público de la salud, se han vacunado en Venezuela, según reporte de la Oficina de Naciones Unidas para la asistencia humanitaria, publicado en la primera semana de abril.

“La vacunación de las personas que trabajamos en primera línea debería ser total, no parcial”, afirma Marco Rivera, médico reumatólogo.

Rivera está en el grupo que atiende pacientes a diario, pero no ha recibido inmunización, a pesar de que el primer lote de vacunas rusas Sputnik V llegaron a mediados de febrero.

“Sí, es preocupante no estar vacunado y es de temer no tener la vacunación como tal”, afirmó el doctor.

De acuerdo con Michel Kerf, director del Banco Mundial para América Central y la República Dominicana, el apoyo, se divide en 50 millones de dólares para El Salvador y 20 para Honduras y es un financiamiento adicional para los proyectos de respuesta a la emergencia surgida por la pandemia del coronavirus por parte de esas naciones centroamericanas.

Este dinero, según una nota de prensa del organismo, se otorgará en concepto de préstamo y ayudará a ambos países con la adquisición de dosis y actividades clave para la vacunación, como la compra de suministros médicos, equipos de protección personal y cadenas de frío, entre otras acciones destinadas a frenar la pandemia en los países destinatarios.

“Este apoyo financiero permitirá a El Salvador y Honduras un acceso asequible y equitativo a vacunas contra la COVID-19 y será fundamental en el fortalecimiento de sus capacidades para brindar servicios de salud de calidad a sus ciudadanos”, apuntó Kerf.

Un aumento en los casos en la provincia más grande de Canadá resultó en la implementación de nuevas medidas severas. Los residentes de Ontario que han contraído el virus ahora deben observar una cuarentena domiciliaria de seis semanas, otros 15 días de más que el tiempo para las medidas de aislamiento requeridas anteriormente. La policía de Ontario ahora tiene nueva autoridad para interrogar a las personas que abandonan su hogar y los residentes se enfrentan a nuevas restricciones de viajes no esenciales con nuevos puntos de control en las fronteras de Quebec y Manitoba de la provincia.

El primer ministro italiano, Mario Draghi, anunció el viernes que el país comenzará a aliviar algunas de sus restricciones más estrictas de COVID-19 el 26 de abril.

Draghi dijo que se dará prioridad a la apertura de establecimientos al aire libre, como restaurantes, y que todas las escuelas reabrirán durante una conferencia de prensa en Roma.

El primer ministro expresó un “optimismo cauteloso” sobre el progreso de la nación para frenar la propagación del COVID-19, y dijo que había habido una mejora modesta. Pero dijo que el gobierno está asumiendo el riesgo de que la reapertura se basa en la premisa de que las personas continúan usando máscaras y siguen las reglas de distanciamiento social.

Sigue en pie la preocupación de OMS

la Organización Mundial de la Salud expresó su preocupación por el continuo aumento global de nuevos casos de COVID-19.

En su conferencia de prensa habitual del viernes, el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, dijo que el número semanal de nuevos casos se ha más que duplicado en los últimos dos meses, acercándose a la tasa de infección más alta vista desde que comenzó la pandemia.

Dijo que las cifras de infecciones comenzaron a aumentar de manera constante en febrero, luego de seis semanas consecutivas de disminución.

De Rosa Tania Valdés