Más muertes e insuficientes vacunas complican el panorama de COVID-19 en EE.UU.

Mayores de 65 años esperan en fila para vacunarse contra COVID-19 en el Departamento de Salud de Sarasota, Florida, el 4 de enero de 2021.

Al comenzar este lunes 4 de enero de 2021, la Universidad Johns Hopkins reportó 351.590 muertes por coronavirus en Estados Unidos, mientras la curva crece con similar rapidez a la de nuevos casos confirmados, que ya suman casi 21 millones.

Sin embargo, el presidente Donald Trump cuestionó las cifras en su cuenta de Twitter, donde sugirió que muchas muertes por otras causas se atribuyen al coronavirus:

“El número de casos y muertes del virus chino es muy exagerado en Estados Unidos debido al ridículo método de determinación de los CDC (Centros de Control y Prevención de Enfermedades) en comparación con otros países, muchos de los cuales informan, deliberadamente, de manera muy inexacta y baja. ‘En caso de duda, llámelo COVID.’ ¡Noticias falsas!”

El Dr. Anthony Fauci, la principal autoridad en enfermedades infecciosas de EE:UU., rebatió las palabras de Trump durante una entrevista el domingo en el programa “Meet The Press” de la cadena NBC.

“Tenemos más de 300.000 muertes. Estamos promediando de dos a tres mil muertes por día. Todo lo que se necesita hacer es ir a las trincheras, a los hospitales, a las unidades de cuidados intensivos y ver qué está sucediendo. Esos son números reales, personas reales y muertes reales”, dijo Fauci.

Por otra parte está el problema de las vacunas. En declaraciones el pasado 2 de diciembre a la cadena Fox el secretario de Salud, Alex Azar, dijo que al cierre de 2020 serían hasta 20 millones los vacunados en Estados Unidos.

Hasta la fecha, por los retos encontrados en la distribución y según los CDC, son 13 millones las dosis administradas, menos del 25% de la meta, con poco más de 4 millones de inmunizados, lo que dificulta prever la fecha de disponibilidad de la vacuna para el total de la población.

De Laura Sepúlveda Arcila