Colombia reimpone restricciones en medio de un repunte del COVID-19

Una trabajadora de salud toma una muestra de hisopo de un hombre para ser examinado por la enfermedad del coronavirus (COVID-19), en medio de un brote de la enfermedad en Bogotá, Colombia, el 29 de diciembre de 2020.

BOGOTÁ – Toques de queda, cuarentenas, prohibición del consumo de licor y otras restricciones están marcando el comienzo del año en Colombia, debido al repunte de casos de COVID-19 y el incremento del porcentaje de la ocupación de camas de las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI), en época de vacaciones y festividades.

El viceministro de Salud Pública y Prestación de Servicios, Luis Alexander Moscoso, señaló el lunes que “estamos viviendo las consecuencias de un diciembre muy difícil, en el cual un porcentaje de la población no acogió las recomendaciones”.

Según Moscoso, las reuniones familiares sin medidas de protección, sitios con aglomeración y sin cumplir los protocolos de bioseguridad tienen al país dividido en tres grandes grupos de ciudades: el primero con tendencia estable hacia la baja, el segundo sigue en un pico alto pero con disminución inicial de casos.

El tercer grupo, agrega el comunicado, es donde hay crecimiento de casos y alta ocupación de unidades de cuidado intensivo. Bogotá, Medellín (Valle de Aburrá) y Cali integran este grupo.

“Estamos tomando medidas, haciendo ajustes, trabajando con las entidades territoriales para buscar la mejor alternativa de este aislamiento selectivo, buscando la medida propia para cada ciudad y para condición”, indicó el viceministro de salud.

Ante la nueva ola de contagios de coronavirus, el presidente Iván Duque afirmó el domingo, a través de sus redes sociales, que “si las personas no se cuidan, nadie lo hará por ellos” y aseguró que la “vacunación está muy cerca”.

Restricciones en Bogotá y Cundinamarca

El lunes, el gobernador del departamento de Cundinamarca (integrado por poblaciones que rodean a Bogotá) decretó la restricción de venta de licor, de salidas según el número del documento de identidad de cada persona y toque de queda desde las 8:00 p.m y las 5:00 de la mañana, desde el 7 hasta el 11 de enero, debido a que el departamento registra una ocupación del 75 % en las UCI.

Por su parte, el alcalde encargado de Bogotá, Luis Ernesto Gómez, anunció el domingo el regreso al confinamiento estricto de tres grandes localidades de la ciudad, desde el 4 al 18 de enero.

“Iniciaremos… un ciclo de cuarentena estricta en las localidades de Suba, Engativá y Usaquén”, indicó el funcionario, en una rueda de prensa.

Según la Alcaldía, actualmente la ocupación de camas de cuidados intensivos para COVID- 19  en la ciudad está en 77.6 %, razón por la cual se implementarán medidas en el sistema hospitalario.

“Estamos tomando las medidas de manera oportuna y temprana para salvar vidas, como lo hemos hecho a lo largo de este tiempo y para garantizarles a todos los bogotanos el acceso a los servicios hospitalarios”, explicó el alcalde encargado de Bogotá, Luis Ernesto Gómez.

La ciudad registra más de 480.000 casos de COVID-19  y casi 10.000 muertos.

Óscar Giraldo, comunicador social y padre de un bebé de casi un año, “muchas son medidas reactivas, principalmente en Bogotá y Cundinamarca”. Para él, “los contagios sin duda van a aumentar, veremos cifras críticas a partir de la próxima semana, así que no se actuó a tiempo y ya veremos las consecuencias en el sistema de salud”.

Juan Pablo Morales también vive en Bogotá, es artista, trabaja desde su casa y hace poco estuvo en confinamiento por un par de semanas, pues su pareja se contagió.

Dice que, “las restricciones son causa también del manejo irresponsable que se le ha dado (a la pandemia), desde que empezaron a abrir ciertos sectores económicos”, pero reconoce que hay necesidades apremiantes de diferentes sectores que implican una actividad diaria.

“Al haber quitado esas restricciones en su momento, sumado a la desesperación de la gente, el aburrimiento de la gente, no sólo la falta de conciencia de lo que está pasando, sino también que la gente está aburrida, cansada, y eso hace que muchos de nosotros empezáramos a hacer más cosas de las que estábamos haciendo en un momento y pues obviamente eso hizo que se disparara”, dijo Morales a la Voz de América.

Señaló además, que la única manera de evitar el contagio es quedarse en casa, pero en la mayoría de zonas, puesto que las restricciones en la capital colombiana se implantarán solo en unos lugares, mientras que hay otros que quedan expuestos.  A esto se suma, dijo, el regreso de viajeros que, en su opinión, no podrán confinarse por temas laborales u otras necesidades.

Otras ciudades como Medellín, Bucaramanga, Cali y Cúcuta también han implementado restricciones y toques de queda para detener la propagación del coronavirus.

Para Adys Tibocha, quien reside en Medellín, “le falta cultura al tema de la salud. Mientras la gente no sea más sensata, los gobiernos tendrán que seguir actuando ante el día a día. No hay planeación tampoco. El plan es ‘como vaya saliendo, vamos viendo'”.

Prueba PCR para viajeros

Colombia, que reporta hasta el momento 1,67 millones de contagios y casi 44.000 víctimas a causa del COVID-19, también exigirá la prueba negativa de coronavirus a las personas que ingresen por vía aérea desde el exterior.

Según una resolución del Ministerio de Salud, todos los viajeros que ingresen a Colombia por vía aérea están obligados a mostrar al momento del embarque una prueba negativa de coronavirus tomada en un periodo no mayor a 96 horas.

No obstante, si no cuentan con ella en el momento del embarque, deben comprometerse a tomársela en Colombia e iniciar un aislamiento de 14 días, si no cuentan con el resultado de una prueba.

¿Y la vacuna?

El viceministro Moscoso también señaló el lunes que en febrero se iniciará el proceso de vacunación contra la COVID-19 y que el Gobierno dará a conocer oportunamente la fecha exacta del inicio.

Afirmó también,  que “el Invima está trabajando fuertemente y rápido para hacerlo (la aprobación del biológico) en el menor tiempo posible, y tiene que ser entre esta y la otra semana”.

La semana pasada, el Gobierno informó que firmó un Acuerdo de Entendimiento con la farmacéutica Janssen, filial de Johnson & Johnson, para la adquisición de 9 millones de vacunas contra el COVID-19.

Estas se sumarán a los anuncios realizados anteriormente de negociaciones con Pfizer, AstraZeneca y el mecanismo Covax.

“20 millones de dosis de la estrategia global Covax, 10 millones de dosis a través de la farmacéutica Pfizer, 10 millones de dosis a través de la farmacéutica Astra Zeneca”, explicó Duque, quien agregó que continúa trabajando en otras negociaciones que permitirán “decirles a 35 millones de colombianos que serán vacunados”.

De Karen Sánchez