Ejecutivo de Hollywood revela presiones de China en industria del cine

WASHINGTON, D.C. – El masivo mercado cinematográfico de China implica que el Partido Comunista puede presionar a Hollywood para producir filmes que satisfagan la taquilla de ese país y eludir aquellos que no complazcan a Beijing.

En un momento de mayor escrutinio sobre cómo Hollywood se pliega a la censura de China, Chris Fenton, un viejo ejecutivo de la meca del cine que fue testigo de cómo las preferencias políticas de Beijing han moldeado la industria cinematográfica, ha publicado un libro de memorias: ‘Alimentando al dragón: Dentro del multimillonario dilema que enfrentan Hollywood, la NBA y las empresas estadounidenses’.

Durante su época como presidente de DMG Entertainment, Fenton produjo 21 filmes, muchos de los cuales trataron de navegar la tensión entre la independencia artística y el deseo de Hollywood de acceder al floreciente mercado chino.

Hollywood han respondido a la campaña de influencia de Beijing. Sus comentarios fueron editados para mayor claridad.

Fenton: A medida que el libro avanza, queda claro que comencé a percatarme de lo que estábamos haciendo, que luce como postrarse al Partido Comunista chino o a China. Y se amplificó y verdaderamente caí en la cuenta cuando Daryl Morey, entonces gerente general de los Houston Rockets, expresó por Twitter su apoyo a Hong Kong. De pronto explotó esa inmensa controversia. No en China. Yo sé que dijo cosas que eran delicadas y no estaban permitidas por propósitos chinos porque la NBA tiene un gran negocio allá.

Lo que no esperé que sucediera era que el público estadounidense reaccionara de una forma que fue totalmente desconocedora del tipo de postración y apaciguamiento del gobierno chino que estaba sucediendo, no solo con la NBA, sino con Hollywood y varios otros negocios, desde hacía mucho tiempo. Así que fue un llamado de alerta para mí, porque fue un llamado de alerta para el público estadounidense de cómo las compañías estaban enfrascadas con China de una forma que no era verdaderamente patriótica.

No es solo el caso de Hollywood, no es solo el caso tecnológico, no es solo el caso del baloncesto o el deporte, o de varias otras industrias, es en todo. Para llevar productos y servicios a ese mercado, hay ciertas reglas que hay que seguir para pasar por el Partido Comunista, para que permitan acceder a los consumidores.

Pero esos procesos, esas regulaciones, esas cosas que necesitamos atravesar han empeorado más y más y se han amplificado con el tiempo. Y el sentido de qué es valioso para los estadounidenses, ha llegado al punto en que necesitamos parar ahora mismo y contraatacar o perderemos porque vamos a llegar a un punto sin retorno.

Fenton: Lo que decía es que antes del momento de Daryl Morey en octubre del año pasado, lo que sabía el público estadounidense sobre cómo todas las compañías y todas las industrias lidiaban con China era mínimo ¿Correcto? No estaban poniendo atención a lo que hacían. Francamente, yo y otros engranajes de la maquinaria del capitalismo entre los países no estábamos pensando realmente en cómo lo que estaban haciendo perjudicaba a Estados Unidos o perjudicaba al mundo en general, o ayudaba a dar más influencia o poder al Partido Comunista chino. Nosotros estábamos tratando de crear razones para que el gobierno chino nos diera acceso al mercado chino, llegar a eso.

Fenton: Tienen una sorprendente influencia sobre Hollywood. Hay dos versiones sobre eso. Una es una versión premeditada de lo que está censurado, incluso antes que haya un libreto, que es la idea de temas delicados, ya sean relacionados con Taiwán o Hong Kong o el Tíbet… cosas que tengan algo que ver con los derechos humanos, lo que sea. Todo eso es esencialmente un tabú en Hollywood.

Incluso en una película en particular o una serie de televisión que no se espera comercializar en China. Quizás dicen: “El presupuesto para este filme no necesita ingresos del mercado chino. Vamos a trabajar en eso, liberar el contenido y realizarla para Estados Unidos y otros países democráticos”. En ese caso, China descubre esas películas y las conoce, incluso cuando una en particular no llegue a China, y penalizará al estudio y los realizadores que participaron en esa película en particular para que no puedan pasar otras películas.

Lo vimos con ‘Red Dawn’, en 2012, donde China era el villano. Los realizadores, Sony y MGM, terminaron volviendo a filmar, pero el daño estaba hecho. China dijo: “sabemos que ustedes la refilmaron, no la vamos a dejar entrar en nuestro mercado, y encima de eso dificultaremos a Sony y MGM entrar otras películas durante el próximo año”. Esa represalia va más allá de un solo filme y es el porqué de la censura premeditada que ocurre en Hollywood cuando todos saben que no se debe ofender a China.

Y eso es definitivamente lo que tenemos que detener. Somos los pilares de la libertad creativa y la libertad de expresión como industria Hollywood. Y reprimir eso porque estamos pensando sobre un mercado en particular y lo que les puede gustar o no gustar es completamente hipócrita a lo que representa todo el cimiento del negocio.

De Si Yang