Álvaro Uribe y su rol durante dos décadas en la política de Colombia

BOGOTÁ – Pese a la polémica surgida en Colombia sobre quién debía asumir el proceso contra el detenido expresidente Álvaro Uribe Vélez, la Fiscalía ya tiene en sus manos el amplio expediente, mientras la defensa del exmandatario ha exigido su libertad.

Uribe permanece en reclusión domiciliaria mientras enfrenta cargos por fraude y manipulación de testigos. Sin embargo, libre o en la cárcel, uno de los expertos consultados por la Voz de América señala, por ejemplo, que Uribe encarna el estereotipo del “caudillo”, con el poder suficiente para continuar direccionando la política en el país, más allá de las consecuencias jurídicas de los procesos penales en su contra que están en curso.

Para Jairo Libreros, analista político y profesor de la Universidad Externado de Colombia, Uribe, -quien encarna la extrema derecha en la política colombiana-, aprovechó que el país estaba agobiado por el accionar de los grupos armados ilegales, tanto paramilitares como guerrilleros, y se presentó como el único salvador.

“Una de las habilidades de Uribe es que entendió que un jefe con condiciones paternalistas, de mano dura, con decisiones fuertes en donde se descalifica la crítica, en cierta medida busca subsanar un sentimiento de orfandad”, dijo Libreros.

Jairo Libreros
Jairo Libreros, analista político y orofesor universitario colombiano. [Foto cortesía @JairoLibreros]

Agregó que Uribe “al encarnar la respuesta paternalista del estado, logró conquistar, no solamente los interés legítimos de muchos ciudadanos y votantes, sino que le ha permitido crear en cierta medida, en una o dos generaciones, la necesidad de tener un presidente Uribe como el único salvador”.

No obstante, señaló el analista, las nuevas generaciones han ido derrumbando esa visión mesiánica de Uribe, que hoy es apoyada especialmente por ciudadanos mayores de 45 años.

Por el contrario, José Obdulio Gaviria, senador e ideólogo del Centro Democrático, partido político del expresidente, afirma que Uribe no se puede comparar con los caudillos latinoamericanos que rayaron en la dictadura.

“No encaja muy bien la personalidad de Uribe en esa expresión, porque ha sido una persona muy de la disciplina de los partidos, sumamente respetuosa de la separación de poderes, como quedó claro cuando la Corte Constitucional le negó la posibilidad de presentarse a un tercer mandato”, dijo Gaviria.

Son cualidades que no han caracterizado propiamente a los caudillos latinoamericanos, tanto de derecha como de izquierda, señaló el analista, que, sin embargo, resalta que en lo que sí se asemeja a ese calificativo es que “Uribe ha mantenido una cálida relación con el pueblo colombiano desde su elección presidencial en el año 2002”.

Gaviria sostiene que Uribe, de buena fe, sembró un verdadero sentimiento de esperanza en los colombianos, sin buscar provecho personal.“Ese tipo de líder, carismático, con gran elocuencia y con una nítida definición de la situación del país, lo catapultó a ser el líder de la nación, no solamente el líder de un partido” y recordó que en 2011 Uribe fue seleccionado por amplia mayoría para el reconocimiento de “El Gran Colombiano”, una convocatoria que reunió a más de 125 personajes influyentes de la historia política, social, artística y deportiva de Colombia.

José Obdulio Gaviria
José Obdulio Gaviria, senador e ideólogo del Centro Democrático, partido político del expresidente Álvaro Uribe. [Foto cortesía: @JoseObdulio]

Sin embargo, a pesar del caudal electoral que le ha permitido a Uribe llevar a la presidencia a Juan Manuel Santos y a Iván Duque, el analista Libreros señala que eventualmente su ideario político va a desaparecer en un futuro próximo, debido a que su partido político gira exclusivamente entorno a su figura.

“El Centro Democrático no tiene vocación histórica. Cuando Álvaro Uribe, por cualquier circunstancia, desaparezca de la escena política, el uribismo se acabará, porque no se crearon cuadros directivos y mucho menos gente que esté en la disposición de aglutinar como un gran padre, como un gran caudillo”, explicó.

A pesar de ello, no se puede descartar que en la colectividad hay líderes que eventualmente emprenderán carreras políticas individuales defendiendo los preceptos de Uribe.

En contravía con esta teoría, el senador Gaviria señala que la doctrina uribista basada en la defensa de la propiedad privada y las libertades individuales tiene perspectivas históricas en Colombia a muy largo plazo.

De Manuel Arias Naranjo