EE.UU. advierte del “autoritarismo digital” impulsado por China

El gobierno de China, con su Partido Comunista a la cabeza está cimentando las bases de una internet y un uso de la tecnología con carácter autoritario, así lo advierte un informe de la Comsión de Relaciones Exteriores del Senado de Estados Unidos.

El informe, dirigido por el senador Bob Menédez, demócrata por Nueva Jersey, alerta: “La República Popular de China está avanzando, (…) para construir y expandir el autoritarismo digital a través de medios económicos, políticos, diplomáticos y coercitivos en el país y en el extranjero”.

El resultado de la investigación y al que la Voz de América tuvo acceso, fue encargada a importantes miembros de la Comisión , en la que revisaron documentos e hicieron entrevistas a exfuncionarios gubernamentales y expertos no gubernamentales.

El dictamen concluye que el gobierno chino estaría formando un sistema legal para fortalecer la manipulación del Partido sobre de las herramientas del “autoritarismo digital”.

Un mundo a su medida

Visto así, los investigadores aseguran que las intenciones del gigante asiático se enfilan en “remodelar las reglas de las autopistas del ciberespacio lejos de un servicio gratuito”.

Pone como ejemplos la suspensión de la plataforma Zoom de las cuentas de ‘host’ de EE.UU.

El informe, firmado por Menédez, insta a los gobiernos del mundo a secundar a Estados Unidos a “rechazar la expansión del autoritarismo digital”.

Advierte que de no poner manos a la obra en detener tal expansión no será la comunidad internacional sino China quien “dará forma al futuro del dominio digital”.

EE.UU. presiona

El informe aparece justo en el momento en que la administración del presidente Donald Trump ha señalado a China de influir en cómo operan las grandes tecnológicas y el gigante del entretenimiento que es Hollywood.

Recientemente el secretario de Justicia de EE.UU., Williams Barr, fue directo al acusar tanto a las industrias tecnológicas como a la del cine de plegarse a los designios de China ante la coacción de las autoridades del gigante asiático.

Barr acusó a la industria cinematográfica de ir tras “las ganancias a corto plazo” y sostuvo que por ello ha “sucumbido” a la influencia China. El funcionario fue radical al señalar que los ejemplos de negocios estadounidenses “que se inclinan ante Beijing son legión”.

El pasado 14 de julio Trump firmó un decreto que busca hacer rendir cuentas a China por la nueva ley de seguridad impuesta a Hong Kong.

“Hoy firmé una nueva ley, un decreto para hacer que China rinda cuentas por su supresión al pueblo de Hong Kong”, declaró Trump durante una comparecencia ante los medios celebrada en el Jardín de Rosas de la Casa Blanca.

Una cortina de humo

El informe señala que la pandemia del nuevo coronavirus ha estimulado preguntas adicionales sobre la gobernanza de las nuevas tecnologías, y recalca “la conexión entre COVID-19 y el autoritarismo digital es un tema importante para examinar en el futuro”.

Tras enumerar los diferentes pasos que ha dado el gobierno chino para ponerse a la vanguardia de la era cibernética, con el potencial de más de 800 millones de internautas, el informe alega que esto “demuestra que China está ejecutando un plan a largo plazo para dominar el espacio digital”.

Otra alerta apunta a “cómo China está influyendo y remodelando Internet en su propia imagen política”.

El estudio cita la posición que la organización Freedom House en calificaciones de Libertad del Mundo en 2020, identificó a China como “no libre” y lo describió como un “régimen” como “cada vez más represivo en los últimos años”.

En un estudio explicativo de Amnistía Internacional que data de 2019, la organización dedicada a la vigilancia de los derechos humanos en el mundo señala a China por ahogar la libertad de sus ciudadanos, pero hace hincapié en el dominio total del campo digital y las redes sociales de modo general.

Amnistía denunció que ciudadanos chinos “aseguraron haber sido amenazados, detenidos o amonestados por tener actividad en Twitter, red social oficialmente prohibida en el país”.

La investigación del Senado también hace referencia a las informaciones de que países como Ecuador, Serbia, Zimbabwe, Uzbekistán, Kirguistán y Pakistán, “tienen o buscan adquirir tecnologías de información y comunicación (TIC) chinas” para integrarlas en sus infraestructuras nacionales.

La relación entre las naciones citadas, asegura el informe del Senado, demuestran las intenciones de de China de “establecer, expandir, internacionalizar e institucionalizar un modelo de gobernanza digital que este informe describe como “autoritarismo digital”.

Finalmente la investigación recuerda que EE.UU. no tiene un proveedor nacional de 5G y otros países buscan alternativas a la variante china de subsidiar a Huawei y ofrecer precios muchos más bajos, lo que considera una competencia desleal

Por ello recomienda que “Estados Unidos encuentre, desarrolle y siga políticas que abran caminos para que la industria nacional se convierta en un actor líder en todas las facetas del dominio 5G en el futuro”.