Costa Rica: “Nuestro principal riesgo sanitario es circulación de COVID-19 en Nicaragua”

SAN JOSÉ, COSTA RICA – El ministro de Salud de Costa Rica, Daniel Salas, se mostró preocupado por las consecuencias que tendría en su país la situación de la pandemia de COVID-19 en Nicaragua.

“Es importante indicar que, en realidad, nuestro principal riesgo sanitario en este momento es el alto nivel de circulación del virus que existe en el vecino país de Nicaragua, ese ese nuestro principal riesgo”, dijo Salas en una rueda de prensa el miércoles en la Casa Presidencial.

“En esto tenemos que ser muy diligentes nosotros, porque tenemos que cuidar toda la actividad que se hace en nuestra sociedad y tenemos que seguir los protocolos (de salud), pero sí, es cierto que existe ese riesgo”, agregó.

Las declaraciones de Salas se dan en momentos en los cuales el ejecutivo de Managua reporta 759 casos positivos y 35 decesos por la pandemia de coronavirus.

Recientemente, el director del Departamento de Emergencias de Salud de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Ciro Ugarte, informó que con los datos publicados por el gobierno de Daniel Ortega la semana pasada, se concluyó que la transmisión del virus en Nicaragua “es comunitaria”.

Esto quiere decir que cuando se pierde el rastreo de casos, el virus circula y se transmite entre las personas sin poder establecer quién los contagió.

“Ya ustedes saben el despliegue que se ha hecho por parte de seguridad, todo el movimiento sanitario que hemos estado haciendo en las dos fronteras, pero sabemos que este momento existe ya. Nicaragua fue ubicado por la misma OMS (Organización Mundial de la Salud) como un país con transmisión comunitaria, riesgo 4”, declaró Salas.

Añadió que “en realidad, en Centroamérica, nosotros no hemos alcanzado ese estatus de transmisión comunitaria, por eso yo insisto que debemos seguir concentrados también en nuestro trabajo, en lo que podemos lograr”.

Ese informe reveló que Costa Rica llegó a los 984 casos este 27 de mayo, un día en el que se registraron 28 casos nuevos, 21 entre personas costarricenses y siete entre extranjeros en el país.

Problemas en la frontera

Las reacciones de Salas sobre Nicaragua también se dan en momentos en que Costa Rica reportó el rechazo de por lo menos 13.111 extranjeros, la mayoría de ellos en la frontera con ese país, según un informe brindado por el ministro de Seguridad, Michael Soto en esa conferencia de prensa.

Costa Rica tiene dos meses y medio de mantener un cierre de fronteras para evitar la propagación de COVID-19 y por eso también ha aplicado estrictas medidas y rechazado a 46 transportistas por dar positivo al virus.

De hecho, el Ministerio de Salud confirmó a la Voz de América que 15 transportistas que entraron antes de la directriz del gobierno o que no fueron recibidos por Nicaragua al ser diagnosticados con COVID-19 en la frontera por no ser nicaragüenses, se mantienen aún en suelo costarricense y bajo vigilancia de las autoridades.

En estos momentos el tránsito de camiones entre Costa Rica y Nicaragua está paralizado en ambos lados de la frontera, a pesar de que la ministra de Comercio Exterior, Dyalá Jiménez dice que las fronteras de Costa Rica están abiertas para el transporte comercial.

Todo esto se da en un escenario de malestar de las naciones de Centroamérica por las medidas sanitarias implementadas por San José desde mediados de mayo.

Jiménez dijo que Costa Rica ha conversado con las autoridades de Nicaragua, Honduras, Guatemala y El Salvador, tras conocerse que Honduras aplicó una medida aduanera recíproca que no permite la entrada en su territorio hasta el destino final de los transportistas costarricenses.

La ministra de Comercio llamó a probar planes piloto para que no se paralicen los flujos transporte de mercancías en la región.

Agregó que en el caso de Panamá ya han salido y entrado a Costa Rica unos 40 camiones tras bloqueos en los pasos fronterizos con la nación ístmica y un posterior acuerdo que permitió reanudar el comercio entre ambos países.