Bolsonaro no acepta responsabilidad alguna por aumento en casos de coronavirus

RIO DE JANEIRO – Con Brasil emergiendo como uno de los países más infectados del mundo, el presidente Jair Bolsonaro está desviando toda responsabilidad por la crisis del coronavirus, culpando a alcaldes, gobernadores, un ministro saliente de salud y los medios de comunicación.

Por el contrario, se presenta a sí mismo como un luchador realista dispuesto a defender una idea impopular: que cerrar la economía para controlar COVID-19 finalmente causará más sufrimiento que permitir que la enfermedad siga su curso. La negativa de los gobernadores a alinearse con su decreto que permite la apertura de gimnasios dijo, rayaba en el autoritarismo.

Cuando se le preguntó sobre el número de muertos de Brasil que sobrepasa el de China, fingió impotencia: “No hago milagros. ¿Que quieres que haga?” dijo frente a una prohibición de viajar impuesta a Brasil por EE.UU. debido al COVID-19, que uno de sus asesores lo llamó histeria de prensa.

Desde que comenzó el brote, el líder brasileño ha evitado reconocer los posibles efectos de sus acciones, particularmente al socavar las recomendaciones de los líderes locales de quedarse en casa. Una rara excepción se produjo a mediados de abril, cuando Bolsonaro nombró a un nuevo ministro de salud encargado de salvar a la economía del coronavirus.

“Reabrir el comercio es un riesgo que corro porque, si (el virus) empeora, recae sobre mi espalda”, indicó.

Menos de dos semanas después, cuando la cifra de muertos en Brasil superó los 5,000, explicó a los periodistas: “No van a poner sobre mi espalda este conteo que no es mío”.

Casi un mes después, el número de muertos en el país de 211 millones se ha más que cuadruplicado, a 22,666, y continúa acelerándose.

La Corte Suprema de Brasil determinó que los estados y las ciudades tienen jurisdicción para imponer medidas de aislamiento. Así que Bolsonaro, el 7 de mayo, caminó decididamente a través de la Plaza de los Tres Poderes, en la capital, hasta la Corte Suprema seguido de un apretado grupo de ministros y líderes empresariales, y exigió que se moderaran las restricciones locales.

“Algunos estados fueron demasiado lejos en sus medidas restrictivas, y las consecuencias están llamando a nuestra puerta”, dijo, y agregó que decenas de millones de brasileños han perdido sus ingresos. En repetidas ocasiones ha señalado a algunos líderes locales por su nombre.

Cuando los gobernadores desafiaron el decreto posterior de Bolsonaro de que se permitiera a los gimnasios, peluquerías y salones de belleza operar como servicios esenciales, los acusó de socavar el estado de derecho y sugirió que la medida invitaría a “surgir un autoritarismo indeseable en Brasil”.

El sábado por la noche, Bolsonaro se aventuró a la capital de Brasilia para dar el ejemplo, esta vez comiendo un ‘hotdog’ comprado a un vendedor ambulante. El video que publicó en Facebook mostró a sus seguidores tomando selfies y llamándolo por su apodo: “¡Mito!” – mientras que los que estaban en cuarentena en los apartamentos con vistas golpearon ollas y sartenes en señal de protesta.

(Con información de AP)