Presidente de EE.UU. critica gobierno de Puerto Rico, tras masiva marcha


Los manifestantes cantan y ondean banderas puertorriqueñas durante el quinto día de protesta pidiendo la renuncia del gobernador Ricardo Rossello en San Juan, Puerto Rico.

El presidente Donald Trump criticó el jueves duramente a los gobernantes de Puerto Rico, un día después de que miles de personas protestaron exigiendo la renuncia del gobernador de la isla en crisis por conversaciones filtradas en las que profiere insultos misóginos y se mofa de la gente que representa.

“Muchas cosas malas están pasando en Puerto Rico”, tuiteó Trump, agregando que, “El Gobernador está siendo atacado” y burlándose de la alcaldesa de San Juan, Carmen Yulín Cruz, quien critica frecuentemente al presidente, tachándola de “persona incompetente y despreciable en la que no confiaría bajo ninguna circunstancia”.

Trump argumentó que gran parte de los fondos aprobados por el Congreso tras el paso del devastador huracán María “fue despilfarrado o desperdiciado, y nunca más se volvió a ver”, y agregó que, “¡la mayor parte de (Puerto Rico) es corrupta & está robando al ciego Gobierno de EE.UU!”

Entre tanto, el gobernador Ricardo Rosselló emitió un comunicado diciendo que respeta la manifestación del miércoles como un “ejercicio democrático” y “una manifestación natural del encono ante los sucesos recientes”, pero que no renunciará.

“Creo firmemente en que es posible restaurar la confianza”, dijo Rosselló, agregando que ha pedido y sigue pidiendo disculpas a los puertorriqueños.

La alcaldesa respondió en Facebook y dijo: “Entiendo que no estás dispuesto e incapaz de entender DIGNIDAD cuando te toca directamente. También entiendo que no puedes condenar el comportamiento corrupto, misógino, homofóbico y abusivo. Después de todo, si lo hicieras, lo harías estar juzgando (sic) sobre ti mismo”.

Por su parte, los pasajeros de los cruceros se desplazaron por las calles del Viejo San Juan el jueves mientras los dueños de las tiendas tomaban el contrachapado de los escaparates de las tiendas y pintaban sobre los graffiti que exigían la renuncia del Gobernador Ricardo Rosselló.

En una plaza colonial detrás de la mansión del gobernador, un pequeño grupo de hombres y mujeres colocaron los zapatos de las personas que murieron después del huracán María, cada una decorada con una flor azul.

Los zapatos se colocaron por primera vez en los escalones de la capital del territorio de EE.UU.eEl año pasado como una protesta contra la negativa del gobierno a reconocer las muertes prematuras de miles de personas debido al daño causado por la tormenta de septiembre de 2017. El jueves, menos de 12 horas después de la protesta pública más grande de la isla en años, los zapatos se convirtieron en parte de un esfuerzo extenso para forjar un movimiento de protesta sostenible para sacar a Rosselló del cargo.

La isla de los Estados Unidos está luchando por salir de un fracaso financiero impulsado por la deuda y una recesión que tiene más de una década. También busca más ayuda federal para recuperarse de María, que devastó la red eléctrica de Puerto Rico y de una falla de un mes para brindar atención a ancianos y personas médicamente vulnerables.

Algunas de las celebridades más conocidas de Puerto Rico, como los artistas Ricky Martin, Residente y Bad Bunny, se unieron a la marcha del miércoles a través de San Juan, algunas ondeando banderas puertorriqueñas impresas en negro y gris en lugar del habitual rojo, blanco y azul para expresar su descontento.

Destacados puertorriqueños en la parte continental de los Estados Unidos, como Lin-Manuel Miranda de la fama de “Hamilton” y el manager de los Medias Rojas de Boston, Alex Cora, se unieron al coro de voces que piden la renuncia.

Han ocurrido protestas más pequeñas alrededor de la isla, con algunos puertorriqueños que toman retratos de Rosselló de las oficinas gubernamentales.

Las protestas masivas y, en ocasiones, violentas en Puerto Rico no mostraron señales de detenerse, ya que los sindicatos de trabajadores organizaron una marcha el viernes para mantener la presión sobre el gobernador para que dimita, mientras que decenas de armas fueron robadas en un Asalto al centro policial de armas de fuego.

Las armas fueron robadas de una estación de policía en la ciudad costera de Guayama, que fue objeto de actos de vandalismo en los graffiti que exigían la renuncia del gobernador o las balas, según un comunicado policial del jueves. El FBI estaba investigando, decía.

La agitación política llega en una etapa crítica de la bancarrota del territorio de los Estados Unidos. También ha suscitado preocupaciones entre los legisladores estadounidenses que están sopesando las solicitudes de la isla de miles de millones de dólares federales para la atención médica y los esfuerzos de recuperación después de los devastadores huracanes en 2017.

“Tendrá que irse porque las protestas seguirán creciendo”, dijo Angel Figueroa Jaramillo, jefe del sindicato que representa a muchos de los empleados de la autoridad del poder público de la isla. Rosselló ha propuesto privatizar la autoridad, que colapsó en la tormenta debido a décadas de falta de mantenimiento y negligencia.

Agencias

COMPARTIR
Email this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on TumblrDigg thisShare on Reddit