Pompeo en Argentina: “El régimen de Maduro ha terminado”


El secretario de Estado de EE. UU., Mike Pompeo, saluda al presidente de Argentina, Mauricio Macri, cuando se reúnen en el marco de la cumbre hemisférica antiterrorista, en Buenos Aires, Argentina.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, se reunió el viernes con el presidente argentino, Mauricio Macri, en Buenos Aires, donde discutieron sobre la promoción de los derechos humanos y la democracia en la región, incluso en Venezuela, Cuba y Nicaragua.

Los dos líderes se comprometieron a ampliar aún más la cooperación en una variedad de temas bilaterales y globales, incluidos la seguridad, la democracia, el comercio y la inversión, según lo informó el vocero del Departamento de Estado, Morgan Ortagus.

Así mismo, Pompeo elogió a Argentina por su liderazgo regional como anfitrión de la Conferencia Ministerial contra el Terrorismo del Hemisferio Occidental, y reiteró junto a Macri, el compromiso de cooperación para combatir la delincuencia transnacional y el terrorismo.

En Buenos Aires, también se reunió con el ministro de Relaciones Exteriores de Chile, Teodoro Ribera, y el ministro de Relaciones Exteriores de las Bahamas, Darren Henfield.?

Más temprano, Pompeo señaló el viernes que “el régimen de Maduro ha terminado” y que es solo una cuestión de tiempo antes de que “todos podamos comenzar a ayudar a los venezolanos a restaurar su democracia y su economía”.

El secretario de Estado participó de una conferencia de prensa junto al ministro de Relaciones Exteriores de Argentina, Jorge Faurie, tras su participación en la Segunda Conferencia Ministerial Hemisférica de Lucha contra el Terrorismo, a la que asiste como parte de su gira por varios países de Latinoamérica.

Pompeo, una vez más, culpó al presidente en disputa de Venezuela, Nicolás Maduro de crear “una crisis humanitaria sin igual” y de haber destruido la forma de vida de los venezolanos.

Pompeo felicita a Argentina por designar a Hezbolá organización terrorista

Durante la intervención de Pompeo en la Segunda Conferencia Ministerial Hemisférica de Lucha contra el Terrorismo, -que coincide con el 25 aniversario del atentado contra el centro judío AMIA en Buenos Aires- el secretario de Estado felicitó a las autoridades argentinas por la designación el jueves de Hezbolá como una organización terrorista. El atentado de 1994 dejó 85 muertos y 300 heridos.

“Esperamos que otros países aquí hoy sigan el ejemplo de Argentina”, dijo Pompeo.

El secretario de Estado resaltó que la decisión tomada por Argentina bloqueará el acceso de Hezbolá al sistema financiero del país y disminuirá en gran medida su capacidad para que pueda recaudar fondos en toda la región.

Asimismo remarcó Pompeo durante su alocución que “el riesgo del terrorismo es real para todos y cada uno de nuestros ciudadanos”. Reiteró que las raíces de estos grupos terroristas pueden estar a muchas millas de distancia, pero sus sucursales se esparcen por todo el mundo.

No solo “recaudan fondos, buscan reclutas, exploran nuestras debilidades y desafían nuestras defensas”.

De igual modo, durante la conferencia de prensa junto al ministro de Exteriores argentino, el secretario de Estado estadounidense, reconoció que “ninguno de nosotros” al referirse a los países que participan en la conferencia está haciendo lo suficiente en la lucha contra el terrorismo.

“Todavía hay muchos lugares donde podemos mejorar nuestros sistemas de justicia, el intercambio y recopilación de información y muchas otras actividades más”, señaló Pompeo.

En esta oportunidad, Pompeo se encontró cara a cara con líderes latinoamericanos, en momentos en que la Casa Blanca se mantiene firme en su decisión de frenar el flujo migratorio procendente entre otros, de países de Centroamérica, cuyos nacionales buscar llegar a la frontera sur para solicitar asilo en Estados Unidos.

La visita del secretario de Estado llega poco después que Estados Unidos cambió sus reglas de asilo, justo para desmotivar la emigración irregular.

Pompeo buscará “fortalecer las alianzas en el Hemisferio Occidental sobre desafíos regionales y globales” y “reforzar el apoyo al pueblo de Cuba, Nicaragua y Venezuela en su lucha por la democracia y libertad”, según un comunicado publicado previamente.

Antes de iniciar su viaje a la región, Pompeo dijo que tiene “varios propósitos”, incluyendo que los líderes de América Latina atiendan su parte para resolver la crisis migratoria en la frontera sur estadounidense.

“Quiero hablar sobre la importancia de que cada uno de estos países asuma su responsabilidad para garantizar que el problema de Estados Unidos en su frontera sur se mitigue”, dijo Pompeo esta semana a la emisora KCMO Radio.

Más de la agenda de Pompeo

En Ecuador se encontrará con el mandatario Lenin Moreno; en México con el canciller Marcelo Ebrard; y en El Salvador lo hará con el nuevo presidente, Nayib Bukele.

Con Ebrard tratará temas de inmigración ilegal y el tratado comercial entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), mientras que con Bukele abordará cómo reducir la migración ilegal de ese país a EE.UU.