Moncada: No queremos ir a la guerra con EE.UU.


Samuel Moncada, embajador del disputado gobierno de Nicolás Maduro ante la ONU, pidió a EE.UU., respetar la ley internacional y frenar los intentos para ocupar la Embajada de Venezuela en Washington.

El embajador del disputado gobierno de Venezuela en la ONU, Samuel Moncada, reiteró el llamado al diálogo a EE.UU. y advirtió que las acciones violatorias del derecho internacional sobre la sede diplomática de su país en Washington, pueden sentar un “grave precedente”.

“Lo que sucede en la Embajada en Washington es el retrato de lo que sucede en Venezuela: bloqueo de alimentos y medicinas, amenazas de uso de la fuerza, cortes de luz y agua para lograr una rendición”, indicó en conferencia de prensa en la sede de la ONU en Nueva York.

La legación diplomática está ocupada desde hace más de un mes por activistas de Code Pink, una organización estadounidense que apoya al gobierno de Nicolás Maduro, quienes se niegan a abandonar el edificio. El 13 de mayo autoridades de la ciudad de Washington y de una unidad del Servicio Secreto que resguarda las embajadas entregaron a los activistas dentro de la embajada, una orden de desalojo.

Moncada indicó que si la situación con la edificación diplomática no se puede resolver en el marco del artículo 45 de la Convención de Viena, que establece que aún en caso de guerra el país anfitrión tiene que proteger las instalaciones diplomáticas, Venezuela podría llevar el asunto a la Asamblea General de la ONU y a la Corte Internacional de Justicia (CIJ).

“Nosotros no estamos en guerra ni queremos, y parte de mi propósito aquí es evitar una guerra y que lleguemos a un acuerdo”, señaló. Moncada reiteró la insistencia de su país de acudir al acuerdo de poderes protectores “como se hace siempre” para que Estados Unidos “no viole la ley internacional”, y advirtió que la situación actual en la embajada de Venezuela no ha ocurrido nunca antes y podría poner en peligro a los propios diplomáticos estadounidenses en otras partes del mundo.

Un representante del grupo Code Pink, Tighe Berry, invitado por Moncada a la conferencia de prensa, aseguró que los cuatro activistas que permanecen en la embajada son invitados del que llamó el legítimo gobierno de Venezuela y no saldrán aunque no tengan ni luz ni agua. También señaló que tienen un plan pacífico en caso de que las autoridades los obliguen a desalojar el edificio.

“Podría haber una guerra debido a la embajada”, dijo Barry. “Si la embajada en Washington es tomada, ¿quién dice que la embajada estadounidense en Venezuela no puede ser tomada?”.

Estados Unidos y más de 50 países alegan que la reelección de Maduro fue un fraude y respaldan a Guaidó. Washington ha impuesto sanciones a individuos vinculados con el gobierno de Maduro, así como a la industria petrolera del país, en un intento de forzar un cambio de gobierno.

Maduro, cuyos aliados incluyen a Rusia y Cuba, dice que es objeto de un intento de golpe de Estado diseñado por Estados Unidos.

En Caracas, Maduro habló el miércoles sobre la embajada y exigió al gobierno de Donald Trump que respete “la inmunidad y espacio territorial de Venezuela, tal y como lo establece la Convención de Viena”.

El gobernante argumentó que los activistas que ocupan la sede diplomática del país sudamericano cuentan con el respaldo de su administración.

Los activistas “ocupan legalmente y protegen legalmente el recinto de la embajada de Venezuela en los Estados Unidos”, dijo. Maduro insistió que los activistas no son unos intrusos.

Samuel Moncada también dijo que el gobierno de Maduro no quiere “exterminar a la oposición”, y quiere superar la crisis política mediante el diálogo y las negociaciones. Señaló que el Grupo de Contacto viajará a Venezuela para hablar, pero descartó cualquier negociación con el Grupo de Lima.

“Lo que sí es seguro es que el grupo de Lima no sirve para nada… no tenemos ningún tipo de esperanza ni de intención de conversar con un grupo que está básicamente apoyando un golpe de Estado”, afirmó el embajador de Nicolás Maduro.

Preguntado sobre la suspensión de vuelos de Estados Unidos desde y hacia Venezuela, Moncada calificó la medida como “muy peligrosa”. Dijo que “están tratando de matar al pueblo de Venezuela por privación económica del comercio internacional alimentos medicinas incluso viajes, las familias”.

Advirtió que “los primeros que van a sufrir por esta medida son los venezolanos que están en el sur de Florida”, y culpó por la decisión al asesor de seguridad nacional de la Casa Blanca, John Bolton y a Mauricio Claver del Consejo de Seguridad Nacional.

Dijo que los representantes de la administración Trump “están engañando al pueblo de Estados Unidos, manufacturando una guerra”.

Sobre la continuación del proceso de ayuda humanitaria con China o la posibilidad de una colaboración en este aspecto entre Rusia y Estados Unidos tras la reunión del secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo y el canciller de Rusia Sergey Lavrov, respondió que no podía predecir lo que va a pasar pero descartó que las gestiones del jefe de la diplomacia estadounidense sean de confiar.

“Al señor Pompeo no se le puede creer nada. Es una ingenuidad quien crea lo que diga Pompeo”, enfatizó, antes de señalar que “el problema de Venezuela se resuelve en Venezuela”.

COMPARTIR
Email this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on TumblrDigg thisShare on Reddit