Bajan casos de COVID-19 en las Fuerzas Armadas de EE. UU.

EL PENTÁGONO — Los casos de COVID-19 entre los miembros de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos han disminuido constantemente durante el último mes, mientras aumenta la tasa de vacunación antes de la fecha límite impuesta por el Departamento de Defensa.

El número de casos llegó a 4.902 la semana del 8 de septiembre, pero se redujo a 863 la semana pasada, el número más bajo de casos de las Fuerzas Armadas desde principios de junio, según datos del Departamento de Defensa.

“El declive, es exactamente como queríamos que fuera”, dijo el miércoles a la VOA el portavoz del Departamento de Defensa, el mayor Charlie Dietz.

El secretario de Defensa, Lloyd Austin, emitió un memorando el 25 de agosto requiriendo que los miembros del servicio sean vacunados contra COVID-19 o enfrentarían sanciones, dejando los plazos para el cumplimiento de la vacunación a las ramas del servicio.

El mandato de vacunación del Departamento de Defensa se produjo durante una oleada de coronavirus durante el verano en todo el país que fue particularmente impactante para las personas no vacunadas. Casi tantos miembros del servicio murieron en agosto como en todo 2020. Más miembros del servicio murieron en septiembre que en agosto, y ninguno de los que murieron en septiembre estaba completamente vacunado, dijo Dietz.

Según datos sobre tropas en servicio activo obtenidos el miércoles por la VOA, el 91% del Ejército, el 99% de la Armada, el 96% de la Fuerza Aérea y la Fuerza Espacial y el 91% de la Infantería de Marina están total o parcialmente vacunados.

Pero las tropas en servicio activo están vacunadas a una tasa mucho más alta que sus contrapartes de la Reserva y la Guardia, algunas de las cuales tienen fechas límite hasta el 30 de junio de 2022.

Con menos de tres semanas hasta la primera de las fechas de cumplimiento de la vacunación COVID-19 de los militares, aproximadamente uno de cada cinco miembros del servicio de EE. UU., cientos de miles de soldados, aún no ha recibido una sola dosis de vacuna COVID-19.

La fecha límite de cumplimiento de la vacunación COVID-19 de la Fuerza Aérea es el 2 de noviembre para las tropas en servicio activo y el 2 de diciembre para los aviadores de la Guardia y la Reserva.

“Con la fecha límite de la Fuerza Aérea en primer lugar, será interesante ver cómo manejan las cosas. Son nuestro canario en la mina de carbón ”, dijo un oficial militar

Mientras tanto, el Departamento de Defensa pondrá en marcha su plan para el cumplimiento de las vacunas de la fuerza laboral civil el viernes, según un funcionario militar. Se espera que la implementación incluya cómo el departamento hará un seguimiento de las tasas de vacunación de civiles y qué sucederá con los civiles que no cumplan.

El presidente Joe Biden estableció el 22 de noviembre como la fecha límite para que los empleados civiles federales estén completamente vacunados, la segunda fecha de cumplimiento más temprana para el DOD, después de la fecha para las tropas en servicio activo de la Fuerza Aérea.

Sin embargo, el Pentágono aún no ha rastreado ni recibido datos de vacunación COVID-19 autoinformados para más de la mitad de sus aproximadamente 765.000 empleados civiles.

Objeciones católicas

A medida que se acercan los plazos de cumplimiento del Pentágono, el arzobispo de servicios militares dice que los soldados católicos deberían poder rechazar la vacuna basándose en la objeción de conciencia.

“Nadie debería ser obligado a recibir una vacuna COVID-19 si viola la santidad de su conciencia”, dijo el martes Timothy P. Broglio, arzobispo de los servicios militares, en un comunicado.

El arzobispo había apoyado previamente la orden de vacunación obligatoria del presidente Joe Biden para los miembros del servicio de EE. UU., y aún alentó a las tropas a vacunarse en su declaración más reciente. Pero agregó esta semana que el permiso de la Iglesia Católica para obtener la vacuna COVID-19 no debe anular las objeciones conscientes de un miembro a las vacunas probadas o derivadas de réplicas de laboratorio de células derivadas del aborto, que es cómo se desarrollaron las vacunas COVID-19.

Katherine Kuzminski, del Centro para una Nueva Seguridad Estadounidense, dijo a la VOA el miércoles que la declaración “está enhebrando una aguja muy fina”, y agregó que las vacunas para la varicela, la rubéola, la hepatitis A y el poliovirus se probaron con “líneas celulares derivadas del aborto”. como las pruebas realizadas para las vacunas COVID-19 Moderna, Pfizer y Johnson & Johnson.

“La pregunta será, ¿esta persona alguna vez planteó una objeción consciente a una vacuna anterior?” dijo.

Según Dietz, el Pentágono actualmente requiere al menos nueve vacunas para las personas que ingresan al servicio militar, incluidas las de hepatitis A, hepatitis B, influenza, sarampión, poliovirus, tétanos-difteria-tos ferina y varicela. Se requieren hasta 17 vacunas para los miembros del servicio según su función y la región geográfica.

Se han otorgado objeciones a los miembros del servicio en el pasado por algunas de sus vacunas requeridas, como la vacuna contra el ántrax, según un oficial militar.

De Carla Babb

Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter