Director nacional de Salud Pública de EE. UU.: nuevas restricciones por COVID son “adecuadas”

Washington – El director nacional de Salud Pública de Estados Unidos, Vivek Murthy, defendió el domingo las nuevas directivas del presidente Joe Biden que requieren que millones de trabajadores se vacunen contra el coronavirus bajo la posible amenaza de perder sus trabajos, aunque existe una oposición generalizada de los gobernadores estatales republicanos.

“Este no es un paso inusual”, dijo Murthy al programa This Week de ABC. “Esta es una respuesta apropiada”.

Con alrededor de 150.000 nuevos casos de coronavirus de la variante delta y 1.500 muertes más que se registran diariamente en Estados Unidos, Biden la semana pasada ordenó a las empresas con 100 empleados o más que exigieran vacunas para sus trabajadores o que los empleados se sometan a pruebas semanales de COVID-19 si se niegan a las inoculaciones.

Alrededor de 80 millones de trabajadores en toda la economía de EE. UU., la más grande del mundo, podrían verse afectados por el mandato de Biden, lo que podría costarles sus trabajos si rechazan las vacunas o las pruebas.

El presidente también ordenó a unos 2,5 millones de trabajadores del gobierno federal que se vacunen si aún no lo habían hecho, y puso fin a una opción anterior que tenían para las pruebas semanales si optaban por no vacunarse.

Algunas grandes empresas ya habían comenzado a exigir vacunas y los ejecutivos de las principales empresas generalmente han expresado su apoyo a las órdenes de Biden. Pero 19 gobernadores republicanos, muchos de ellos críticos frecuentes del presidente demócrata, se han opuesto a sus directivas y dicen que están considerando impugnaciones legales.

Un trabajador de la salud atiende a un paciente con un ventilador en la Unidad de Cuidados Intensivos de Baptist Health Floyd el 7 de septiembre de 2021 en New Albany, Indiana.
Un trabajador de la salud atiende a un paciente con un ventilador en la Unidad de Cuidados Intensivos de Baptist Health Floyd el 7 de septiembre de 2021 en New Albany, Indiana.

Uno de los gobernadores republicanos, Pete Ricketts, de Nebraska, dijo al programa Fox News Sunday que las órdenes del presidente son una “extralimitación atroz” del gobierno federal.

Ricketts dijo que ha escuchado a muchos trabajadores que temen ser despedidos si se ven obligados a vacunarse.

“No debería tener que elegir entre mantener su trabajo o recibir una vacuna”, dijo Ricketts. “Hay muchas personas que no saben en qué confiar en este momento”, a pesar de que los reguladores de salud federales han aprobado la vacuna Pfizer-BioNTech y la autorización de uso de emergencia para la vacuna de Moderna, las dos vacunas contra el coronavirus más comúnmente administradas en EE. UU.

Ricketts dijo que para algunas personas, la vacilación “es realmente un resultado de lo que [Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU.] han hecho porque han cambiado de opinión en muchos temas”, como si uno debe usar una máscara si ha sido vacunado y en qué circunstancias.

“Debería ser una elección personal (vacunarse o no), no algo ordenado por el gobierno”, dijo.

Otro gobernador republicano, Asa Hutchinson de Arkansas, dijo al programa Meet the Press de NBC: “Este es un virus mortal muy grave y estamos todos juntos para tratar de lograr un mayor nivel de vacunación en la población”.

Pero agregó: “El problema es que estoy tratando de superar la resistencia, pero las acciones del presidente en un mandato endurecen la resistencia”.

Los estados de todo el país exigen de forma rutinaria que los niños sean vacunados contra las enfermedades infantiles transmisibles. Dichos requisitos, dijo Hutchinson, “siempre han llegado a nivel estatal, nunca a nivel nacional”.

“Y, entonces, esta es una asunción sin precedentes de la autoridad del mandato federal que realmente perturba y divide al país”, dijo. “Divide nuestra asociación entre el gobierno federal y los estados, y aumenta la división en términos de vacunación cuando todos deberíamos estar juntos tratando de aumentar la aceptación de la vacunación”.

Hutchinson dijo que, a diferencia de otros gobernadores republicanos, apoya el derecho de las empresas individuales a exigir vacunas para sus trabajadores.

“Pero tener el mandato federal será contraproducente”, argumentó.

Hace meses, Biden anunció lo que parecía ser un éxito creciente en la lucha contra el coronavirus, pero la variante delta ha generado una nueva ola de preocupación y los mandatos de vacunación en el lugar de trabajo que ordenó la semana pasada.

“Delta es un enemigo duro”, dijo Murthy a ABC. “Nos está lanzando bolas curvas”.

Pero agregó que los funcionarios de salud “saben que este tipo de vacunas funcionan” y describió las órdenes de Biden como “el siguiente paso” en la lucha contra el virus que causa COVID-19.

De Ken Bredemeier

Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter