Guaidó pide “justicia” contra Maduro y buscar “una solución a la crisis política y humanitaria”

MIAMI, EE.UU. – Juan Guaidó se comprometió este jueves “a tomar acción para resarcir el daño a las víctimas de delitos de lesa humanidad” presuntamente perpetrados por miembros del gobierno en disputa de Venezuela con el objetivo de que “no se vuelvan a repetir estos crímenes”.

Pese a eso, admitió que “lo importante es que se haga justicia” contra Nicolás Maduro y altos funcionarios del Palacio de Miraflores, de manera que se pueda “buscar una solución a la crisis política y humanitaria”. Todo eso, aclaró, pasaría por el “establecimiento de un gobierno nacional de transición que garantice las garantías y que nos lleve a una solución del conflicto”.

“Nuestra lucha es en contra de la dictadura, que trata de bioterroristas a los venezolanos que regresan a nuestra nación. Levantamos la bandera de lucha para una solución a la crisis política”, agregó al respecto.

Juan Guaidó fue el orador principal en una sesión especial organizada por el Consejo Atlántico para abordar la situación en Venezuela.

“Hay que recuperar las oportunidades”

El presidente interino lamentó que Maduro tenga “una silla en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU”, por lo que reclamó que la comunidad internacional siga haciendo presión, “como se ha estado haciendo hasta ahora”, para lograr que el mandatario en disputa abandone “definitivamente” el poder.

“Los venezolanos tienen que recuperar sus oportunidades, han de poder vivir de su sueldo que actualmente es de dos dólares al mes”, expuso, sosteniendo que ese tipo de cosas “son indicadores de un país en guerra”.

Con todo, Guaidó se mostró satisfecho con el “esfuerzo que se ha hecho anteriormente”, especialmente con las conversaciones en Noruega, aunque recalcó que “no podemos esperar a la transición para atender a los más necesitados”.

“La presión internacional a través de los mecanismos existentes de cara a una transición y a unas elecciones libres son el epicentro de nuestro esfuerzo, no podemos dejar a nadie atrás”, enfatizó durante su intervención vía telemática.

Puntos clave para la transición democrática

Al mismo tiempo criticó las elecciones parlamentarias convocadas por Nicolás Maduro para el 6 de diciembre y señaló que desde su administración se ha presentado un “marco de transición” basado en cuatro puntos para garantizar la celebración de unos comicios libres y transparentes.

El primero es “el derecho a elegir y ser elegidos sin que haya inhabilitaciones ni persecuciones”, además de la “liberación de los presos políticos”.

Otro aspecto importante en ese proyecto pasa por definir “un cronograma de elecciones” que permita la participación de todos los actores políticos involucrados. También dijo que el “Consejo Nacional Electoral (CNE) debe ser designado por el Parlamento” con “el reto de incluir a la mayoría de venezolanos y presentar una alternativa importante”.

Además, instó a la presencia de observadores internacionales, con miembros de la Unión Europea o de la Organización de Estados Americanos, que certifiquen el buen funcionamiento de esas elecciones.

Por último, destacó que la justicia venezolana debe “devolver los partidos a sus legítimos dirigentes, que hoy están secuestrados por la dictadura”.

Borges: “Lo peor es que no pase nada en Venezuela”

El jefe diplomático del gobierno de Guaidó, Julio Borges, fue otro de los participantes en la sesión especial del Consejo Atlántico y, durante su discurso, recordó que “el problema en Venezuela no es una dictadura que afecta a una porción del país”, sino que “son miles de venezolanos los que están sufriendo la persecución y la destrucción de la nación”.

“Se trata de un régimen totalitario que ha destruido el ciento por ciento del país, por eso hay más de seis millones de refugiados”, afirmó.

En ese sentido, Borges alertó que de las peligrosas consecuencias que se producirán si no hay una actuación a corto plazo para acabar con esta grave crisis en Venezuela. “Lo peor que puede pasar en Venezuela es que no pase nada, que nos acostumbremos a la muerte y a la pobreza en uno de los países más ricos del mundo”, expresó.

“Abramos una puerta al futuro. Los venezolanos tenemos que hacer nuestra parte, pero también necesitamos a la comunidad internacional para que podamos conseguir el cambio y entrar al siglo XXI”, concluyó.

Maduro defiende un proceso “con todas las garantías”

El miércoles, Nicolás Maduro defendió en un discurso en el marco de la 75ª Asamblea de las Naciones Unidas que el proceso electoral previsto para el 6 de diciembre se lleva a cabo “con todas las garantías necesarias para celebrar los comicios parlamentarios”. “Por ello hemos invitado al mundo a que nos acompañe, a que sean testigos de una democracia viva, nada ni nadie podrá quitársela al pueblo de Venezuela”, zanjó.