Pompeo viaja a Europa Central mientras EE.UU. busca enfrentar la influencia rusa y china

WASHIGNTON D.C. – El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, llegó el martes al aeropuerto de Praga, en la República Checa, en el inicio de un viaje esta semana a Europa Central, en momentos en que Estados Unidos busca enfrentar la influencia económica y geopolítica rusa y china en Europa.

Pompeo visitará además a Eslovenia, Austria y Polonia, del 11 al 15 de agosto. Será el primer secretario de Estado que visita Eslovenia desde. En ese país está previsto que firme una Declaración Conjunta sobre tecnología 5G, cuando la Casa Blanca busca contrarrestar los riesgos planteados por la “infiltración de China comunista en redes de alta tecnología” en la región.

El viaje se produce en momentos en que el Pentágono se prepara para seguir adelante con un plan para retirar casi 12.000 soldados de Alemania y redistribuir parte de las fuerzas estadounidenses en Polonia y otras naciones de la OTAN, lo que genera preocupaciones en EE.UU. y en Europa, incluso cuando los altos funcionarios lo defienden como un elemento de necesidad estratégica.

El embajador Philip Reeker, subsecretario interino del Departamento de Estado para Asuntos Europeos y Euroasiáticos, dijo que Pompeo discutirá con sus homólogos el Acuerdo de Cooperación para la Defensa Mejorada (EDCA por sus siglas en inglés) entre Estados Unidos y Polonia, que “proporciona un marco” para fortalecer aún más “la amplia seguridad transatlántica”.

El acuerdo de defensa permite a Estados Unidos la “presencia rotatoria” de 1.000 soldados estadounidenses adicionales para “mejorar la disuasión contra Rusia, fortalecer la OTAN” y asegurar aliados, dicen los funcionarios. Aproximadamente 4.500 empleados estadounidenses ya están en rotación en Polonia.

Seguridad energética

La seguridad energética también encabezará la discusión de Pompeo con los líderes de Europa Central a medida que el controvertido gasoducto Nord Stream 2 de Rusia, que conecta Rusia y Alemania, se acerca a su finalización.

“Hemos estado muy dedicados a ayudar a esos países a encontrar fuentes alternativas para que puedan diversificarse desde Rusia”, dijo Reeker.

Rusia ha defendido previamente el proyecto como económicamente viable.

Estados Unidos ha estado advirtiendo sobre los riesgos de seguridad de los oleoductos de exportación de energía rusos, en particular Nord Stream 2. Los funcionarios estadounidenses dijeron que si se completaban, estos proyectos socavarían la seguridad europea y fortalecerían la capacidad de Rusia para usar sus recursos energéticos para coaccionar a los socios europeos y aliados de Estados Unidos.

Republica Checa

En Praga, Pompeo se reunirá con el primer ministro checo, Andrej Babis, para discutir la cooperación en energía nuclear y la Iniciativa Three Seas, una plataforma política para promover la conectividad entre las naciones de Europa Central y Oriental mediante el apoyo a proyectos de infraestructura, energía e interconectividad digital.

La iniciativa recibe su nombre de los tres mares que bordean la región: el Báltico, el Negro y el Adriático.

El miércoles, Pompeo pronunciará un discurso en el Senado del Parlamento de la República Checa sobre las relaciones bilaterales y la política exterior.

Eslovenia

En Liubliana, Pompeo firmará una Declaración conjunta sobre tecnología 5G con la ministra de Relaciones Exteriores de Eslovenia, Anže Logar.

Durante el año pasado, los países europeos, entre ellos Polonia, Estonia y la República Checa, firmaron acuerdos con EE.UU., prometiendo que los proveedores de 5G no estarían sujetos al control de un gobierno extranjero sin una revisión judicial independiente, lo que excluye efectivamente a las empresas chinas.

Eslovenia se unirá a esos países en las llamadas “redes limpias 5G” para utilizar solo proveedores confiables para asegurar las telecomunicaciones críticas, la nube, el análisis de datos y las aplicaciones móviles.

Reeker le dijo a VOA que es “un reflejo de la dedicación compartida para proteger la privacidad” y la ciberseguridad.

Austria

En Viena, la Asociación Estratégica entre Estados Unidos y Austria y la creciente relación comercial ocuparán un lugar destacado en la agenda de las reuniones de Pompeo con el canciller austriaco Sebastian Kurz y el canciller Alexander Schallenberg.

Austria alberga la Agencia Internacional de Energía Atómica, el organismo de control nuclear de las Naciones Unidas, que está a cargo de monitorear la adhesión de Irán al acuerdo nuclear de 2015 del que Estados Unidos se ha retirado.

Pompeo también conversará con el director general de la AIEA, Rafael Mariano Grossi. Washington está pidiendo a otros miembros del Consejo de Seguridad de la ONU que extiendan indefinidamente un embargo de armas a Irán que expirará el 18 de octubre.

Polonia

En Varsovia, el principal diplomático estadounidense conversará con el primer ministro Mateusz Morawiecki y el ministro de Relaciones Exteriores, Jacek Czaputowicz, sobre la profundización de los lazos de defensa, la recuperación de la pandemia de COVID-19, la seguridad de las redes 5G y la mejora de la energía y la infraestructura regionales a través de la Iniciativa Three Seas.

Pompeo también se reunirá con el presidente polaco Andrzej Duda, quien visitó la Casa Blanca a finales de junio.

Polonia ve el Nord Stream 2, que duplicaría la capacidad de exportación de gas de Rusia a través del Mar Báltico, como una amenaza para la seguridad energética de Europa.

“En nuestra opinión, está pagando con dinero europeo las armas del Sr. (Vladimir) Putin, y no nos gusta”, dijo Morawiecki durante un reciente webinar organizado por el Atlantic Council.

Morawiecki dijo que Polonia, como “el país más proeuropeo y más proamericano” de Europa, está fortaleciendo la alianza transatlántica.

El mes pasado, el Departamento de Estado dijo que las personas que realicen inversiones o participen en actividades relacionadas con Nord Stream 2 podrían enfrentar sanciones estadounidenses.

“Es una advertencia clara para las empresas: no se tolerará la complicidad en los proyectos de influencia maligna de Rusia”, dijo Pompeo durante una conferencia de prensa el pasado 15 de julio.

“Permítanme ser claro. Estos no son proyectos comerciales. Son las herramientas clave del Kremlin para explotar y expandir la dependencia europea de los suministros energéticos rusos”, dijo Pompeo.

De Nike Ching / VOA