Nueva Orleans suspende Mardi Gras, más restricciones por COVID-19 en EE.UU.

La ciudad de Nueva Orleans, en el sureño estado de Louisiana, canceló el martes los desfiles de la fiesta del Mardi Gras de 2021, en medio de aumento de nuevos casos de coronavirus en casi todo Estados Unidos.

El portavoz de la ciudad, Beau Tidwell, explicó en una conferencia de prensa que la fiesta, que estaba programada para febrero, no puede celebrarse debido a los límites actuales para las reuniones al aire libre.

“Esto no debe ser una sorpresa para nadie”, dijo Tidwell. “Las normas están en vigor desde hace tiempo”.

En California, la ciudad de Los Ángeles ordenó a restaurantes y bares que tienen operaciones en el exterior que limiten el número de clientes al 50% de la capacidad y cierren a las 10:00 de la noche. Los comercios no esenciales pueden operar bajo techo sólo al 25% de su capacidad, mientras que otros negocios como las peluquerías solo pueden ofrecer sus servicios con citas.

Las nuevas reglas entrarán en vigor el viernes. Los funcionarios están también preparados para imponer un confinamiento de tres semanas en que las personas sólo podrán salir de sus casas para necesidades esenciales si el número de nuevos casos y hospitalizaciones sigue aumentando.

Los nuevos casos se han más que duplicado en las dos últimas semanas.

El equipo especial de la Casa Blanca para el coronavirus advirtió en un reporte semanal que “hay una amplia propagación comunitaria agresiva, incesante, expandiéndose por todo el país y alcanzando la mayoría de los condados” en Estados Unidos.

El repunte tiene lugar en medio de preocupaciones de que la festividad del Día de Acción de Gracias, el 28 de noviembre, empeore la situación, con viajes de personas y reuniones con familiares y amigos.

También el martes, el senador por Iowa Chuck Grassley, de 87 años, anunció que había dado positivo en una prueba de coronavirus, pero escribió por Twitter que se sentía bien y se mantendría en cuarentena.

Un día antes, el gobernador de Iowa, Kim Reynolds ordenó que todas las reuniones en interiores están limitadas a 15 personas, así como el uso obligatorio de máscaras para quienes no puedan distanciarse de otras personas bajo techo por más de 15 minutos. Además, todos los restaurantes y bares debían cerrar a las 10:00 de la noche.

Maryland y Ohio impusieron también el martes el cierre de bares y restaurantes a las 10:00 de la noche.

Fauci pide medidas uniformes

Sin embargo, el doctor Anthony Fauci, la principal autoridad de enfermedades infecciosas del país, llamó el martes a adoptar medidas más uniformes para combatir el virus.

“Necesitamos algunas medidas fundamentales de salud pública a las que todos deban adherirse, no un disperso, un estado dice una cosa y otro estado dice otra”, dijo Fauci al periódico The New York Times en una conferencia de prensa virtual.

Durante la semana pasada, Estados Unidos registró un promedio de casi 150.000 casos diarios, según cifras de la Universidad Johns Hopkins. El país acumula hasta la fecha más de 11,3 millones de casos de COVID-19 y 248.707 muertes por la enfermedad.

La Administración de Drogas y Alimentos (FDA) anunció el martes por la noche que había dado su autorización de emergencia al primer kit de prueba casero de COVID-19.

Para obtener el kit, fabricado por la empresa de productos médicos Lucira, es necesaria una receta médica, y según la FDA puede dar un resultado en 30 minutos o menos. Advirtió, sin embargo, que un resultado negativo no implica que la persona no esté infectada.