Nuevos récords de infecciones de COVID-19 en EE.UU. y Europa

El nuevo coronavirus tiene otra vez en alerta a las autoridades sanitarias de Estados Unidos, después de una semana en que se registró un promedio de más de 68.000 nuevos casos diarios y una tendencia que continúa en aumento.

Con 8.629.900 infecciones y 225.247 muertes, Estados Unidos sigue al frente en ambos aspectos en el mundo, ya entrado el otoño y con las elecciones presidenciales a una semana de distancia y las fechas de reuniones familiares del Día de Acción de Gracias y Navidades en el panorama.

Los expertos habían vaticinado el repunte de los casos con la llegada del frío y también que podría ser peor que al inicio de la pandemia. Los nuevos casos ya están afectando las salas de los hospitales de algunos estados, mientras se reporta un total de más de 41.500 pacientes hospitalizados en todo el país.

La pandemia sigue, mientras tanto, en el epicentro de la campaña presidencial, con actitudes diferentes en el lado republicano del presidente Donald Trump y del candidato demócrata Joe Biden.

Trump se muestra partidario de desafiar la pandemia, celebrando actos de campaña en que los asistentes apenas usan máscaras, mientras que el lado demócrata se muestra más conservador y predomina el uso de mascarillas y la distancia social.

El presidente promueve la apertura del país, como expresó en su reciente debate con Biden, donde dijo que el país tiene que “aprender a vivir con este virus”, y en ese sentido un representante de la Casa Blanca reconoció el fin de semana que “no va a controlar la pandemia”.

En su lugar, el jefe de gabinete, Mark Meadows, dijo: “Vamos a controlar el hecho de que recibamos vacunas, terapias y otras áreas de mitigación”.

Meadows dijo que la campaña de Trump reparte máscaras en los mítines, pero no obliga a usarlas, que es la misma política que ha aplicado la Administración.

“Es una sociedad libre”, dijo Meadows, dejando el uso de máscaras en manos de los individuos. Trump rara vez se ve en público con una máscara, aunque Biden lo hace con frecuencia y a menudo hace campaña frente a pequeños grupos de seguidores o virtualmente.

Trump ha dicho también que el aumento de los casos se debe a una mayor capacidad de pruebas diagnósticas, algo que disputan los especialistas.

Otros expertos promueven el uso obligatorio de la máscara, como el excomisionado de la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU., Scott Gottlieb, quien publicó un artículo en el periódico The Wall Street Journal titulado ‘Está llegando el invierno: es hora de un mandato por la máscara’.

Por su parte, la principal autoridad de enfermedades infecciosas del país, el doctor Anthony Fauci, dijo que por lo menos no habrá una vacuna hasta diciembre y su disponibilidad masiva se prolongará hasta bien entrado 2021.

Europa sufre una segunda ola de COVID-19

El escenario tampoco es muy esperanzador en Europa, donde los repuntes de COVID-19 vuelven a proyectar confinamientos y cierres de comercios, afectando aún más la deteriorada economía de cada región.

Rusia y Francia establecieron nuevos récords de infecciones, mientras España e Italia luchaban por imponer nuevas restricciones a pesar de un fuerte rechazo de la población.

Con 1.520.800 casos de coronavirus, Rusia ahora ocupa el cuarto lugar de infecciones en el mundo, detrás de Estados Unidos, India y Brasil.

Italia, que fue el foco principal en los inicios de la pandemia, ordenó el cierre de restaurantes y bares a las seis de la tarde, clausuró los cines y los gimnasios, e impuso toques de queda en varias regiones.

La cifra de infecciones del nuevo coronavirus en el mundo es ahora de 43.174.685, con 1.155.473 muertes, según cifras de la Universidad Johns Hopkins.

VOA