El Pentágono aceptará reclutas que fueron hospitalizados por la COVID-19

MIAMI, EE.UU. – El subsecretario de Defensa, Matthew P. Donovan, reveló el viernes que derogó una normativa militar que obligaba a los reclutas de las Fuerzas Armadas que fueron hospitalizados por COVID-19 a obtener una licencia médica militar para poder ser admitido a servicio activo.

“Yo derogué eso, sí”, dijo Donovan en una rueda de prensa al ser consultado sobre la normativa, que en su primera versión decía que una hospitalización por coronavirus era un impedimento permanente para poder incorporarse a al ejército estadounidense.

En una segunda versión de la normativa, el Departamento de Defensa dispuso que aquellos que hubiesen sido hospitalizados por el virus tendrían que someterse a exámenes médicos para asegurarse de que la enfermedad no dejó secuelas permanentes que pudieran limitar la capacidad física del recluta.

En el caso de los que contrajeron la enfermedad, pero no fueron hospitalizados, estaban eximidos de cualquier examen médico relacionado con esa enfermedad.

Donovan no descartó que haya posteriores recomendaciones para lidiar con personas que pudieran haber sufrido daños permanentes como resultado del COVID-19. Por el momento, dijo, se evaluará la situación “caso por caso”.

“Hay mucho que se desconoce sobre este virus en este momento. ¿Hay algún efecto duradero a largo plazo? Eso es lo que nuestros profesionales de la salud están examinando ahora. Y ellos producirán las recomendaciones necesarias sobre si hacen falta cambios en nuestros estándares de admisión”, explicó Donovan.

La medida había sido criticada pues las Fuerzas Armadas estarían viendo afectadas el alcance de sus metas de reclutamiento debido a la pandemia. Sin embargo, cabe destacar que las bajas tasas de reclutamiento eran un lastre desde hace tiempo.

En cualquier caso, las medidas de confinamiento obligaron a los reclutadores a buscar futuros soldados por internet, lo cual no era un escenario óptimo. Pero el viernes Donovan dijo que esperan alcanzar sus metas de reclutamiento para fines de año y que muchos períodos de servicio están siendo extendidos de forma voluntaria por los soldados.

Por contra, Donovan reconoció que la pandemia a supuesto un alivio para la Fuerza Aérea, puesto que ha frenado la constante fuga de pilotos militares al sector privado.

“Debido a que las aerolíneas comerciales no están contratando en estos momentos, muchos de nuestros pilotos que estaban planeando irse, retirarse o licenciarse para irse a estas aerolíneas, no lo hacen”, reconoció Donovan.