La Marina de EE.UU. despide al capitán que buscó ayuda para un barco afectado por coronavirus

El portaaviones Theodore Roosevelt, de la Marina de Estados Unidos, en donde unos 114 marines han sido diagnosticados con la COVID-19.

WASHINGTON — El secretario interino de la Armada, Thomas Modly, dijo que el comandante del barco, el capitán Brett Crozier, “demostró un juicio extremadamente pobre en medio de una crisis”, y agregó que el militar copió a demasiadas personas en la misiva que se filtró a un periódico de California y se extendió rápidamente a varios medios de comunicación.

La decisión de Modly de destituir a Crozier como comandante del barco fue inmediatamente condenada por miembros del Comité de Servicios Armados de la Cámara de Representantes, quienes lo calificaron como un “movimiento desestabilizador” que “probablemente pondrá a nuestros miembros del servicio en mayor riesgo y pondrá en peligro la preparación de nuestra flota”.

Modly dijo a los periodistas del Pentágono durante una conferencia de prensa convocada abruptamente el jueves que Crozier debería haber ido directamente a sus comandantes inmediatos, que ya se estaban moviendo para ayudar al barco. Y dijo que Crozier creó pánico al sugerir que 50 marineros podrían morir.

El USS Theodore Roosevelt, con una tripulación de casi 5.000 marines, está atracado en Guam, y la Marina ha dicho que hasta 3.000 serán retirados de la embarcación y puestos en cuarentena el viernes. Más de 100 marineros en el barco han dado positivo por el nuevo coronavirus, pero ninguno está hospitalizado en este momento.

“Lo que hace, socava nuestros esfuerzos y los esfuerzos de la cadena de mando para abordar este problema y crea pánico y crea la percepción de que la Marina no está haciendo trabajo, el gobierno no está haciendo su trabajo, y simplemente no es verdad”, dijo Modly.

El militar se quejó de que Crozier envió el memorando a personas fuera de su cadena de mando en un correo electrónico no seguro y no clasificado. Y dijo que concluyó que la capacidad del capitán para reaccionar profesionalmente se vio abrumada por el desafío del virus, “cuando actuar profesionalmente era lo que más se necesitaba. Esperamos y deberíamos esperar más de los oficiales al mando de nuestros portaaviones”.

A principios de esta semana, Modly dijo a los periodistas que Crozier no sería relevado del deber por tratar de proteger a sus marineros, pero dejó la puerta abierta para el castigo si el capitán filtraba la carta a la prensa; el jueves, Modly dijo que no tiene información que sugiera que Crozier filtró la misma.

A su entender, explicó, si Crozier se hubiera comunicado solo con sus líderes y no hubiera distribuido ampliamente el documento, probablemente todavía tendría un trabajo. Por ello asumió la responsabilidad exclusiva de la decisión de despedir a Crozier, y dijo que no recibió presión de la Casa Blanca para hacerlo.

Los demócratas en el comité de la Cámara emitieron una declaración conjunta en apoyo de Crozier. Dijeron que mientras el capitán salía de su cadena de mando, la pandemia presenta un nuevo conjunto de desafíos.

“El capitán Crozier estaba justificadamente preocupado por la salud y la seguridad de su tripulación, pero no manejó la inmensa presión de manera apropiada”, dijeron los legisladores. “Sin embargo, relevarlo de su mando es una reacción exagerada”.

El senador Jack Reed, máximo demócrata en el Comité de Servicios Armados del Senado, dijo que le comunicó a Modly que los líderes de la Marina deben dejar en claro que la decisión de despedir a Crozier no impide que otros tomen medidas para proteger a sus marineros.

Para Redd, el incidente “planteó preguntas críticas” sobre la estrategia de la Marina para combatir el virus en toda la flota.

Crozier, en su memorándum, hizo advertencias de que el barco se enfrentaba a un brote cada vez mayor por el coronavirus y pidió permiso para aislar a la mayor parte de los miembros de su tripulación en la costa, un movimiento extraordinario para sacar de servicio a un transportista en un esfuerzo por salvar vidas.

“No estamos en guerra. Los marineros no necesitan morir. Si no actuamos ahora, no estamos cuidando adecuadamente nuestro activo más confiable, nuestros marineros”, dijo Crozier.

Hasta el jueves, la Marina dijo que el 31% de la tripulación del USS Theodore Roosevelt había sido examinada para detectar el virus, y 114 dieron positivo. Los 180 marineros que resultaron negativos hasta ahora se mudarán a los hoteles de Guam para la cuarentena. A medida que continúan las pruebas, el barco mantendrá suficientes marineros a bordo para mantener los servicios esenciales y desinfectar el barco en el puerto.

AP