Investigadores ponen en duda pruebas psicológicas

El nuevo estudio no es la primera crítica de cómo se usa la ciencia en los tribunales.

Los tribunales no han descartado adecuadamente las pruebas psicológicas y de coeficiente intelectual poco confiables, lo que permite que la ciencia basura se use como evidencia, según investigadores. Dichas pruebas pueden influir en los jueces o jurados e influir en si alguien obtiene la custodia de un niño o si es elegible para la fianza o la pena capital.

Los científicos observaron cientos de diferentes pruebas psicológicas utilizadas en casos judiciales recientes y descubrieron que un tercio de esos exámenes no fueron revisados en los manuales más destacados del campo. De los que fueron revisados, solo el 40% fueron calificados favorablemente. Casi una cuarta parte se consideró poco confiable.

“Existe una gran variabilidad en las herramientas psicológicas que ahora se admiten en los tribunales de Estados Unidos”, dijo Tess Neal, profesora de psicología de la Universidad Estatal de Arizona y coautora del estudio publicado en la revista Psychological Science in the Public Interest.

“Hay muchas cosas que parecen basura y deben ser filtradas por los tribunales, pero no se filtran”, dijo Neal.

Los investigadores encontraron que los desafíos legales a la validez de las pruebas psicológicas ocurrieron en menos del 3% de los casos.

“Este documento es muy significativo, en parte porque el destino de muchas personas está determinado por estas pruebas”, dijo Dan Simon, experto en derecho y psicología de la Facultad de Derecho de la Universidad del Sur de California, que no participó en la investigación.

El nuevo estudio no es la primera crítica de cómo se usa la ciencia en los tribunales.

El estudio examinó 876 casos judiciales en Estados Unidos entre 2016 y 2018, y encontró que la prueba psicológica más utilizada fue el Inventario de Personalidad Multifásica Minnesota, que generalmente tiene críticas positivas en la literatura profesional.

La segunda más común fue la prueba de Rorschach, coloquialmente llamada prueba de manchas de tinta. Si bien la prueba, desarrollada por primera vez en 1921, tiene sus defensores, algunos científicos la consideran ambigua y subjetiva.

AP