Fanáticos de NASCAR acelerados por visita de Trump a las 500 Millas de Daytona

El presidente Donald Trump dará la orden partida de la famosa carrera automovilística. En la foto, banderas de Trump ondean al borde de la pista antes de la visita del mandatario este domingo. Febrero 14 de 2020. AP.

El presidente Donald Trump está listo para hacer una parada breve en las 500 Millas de Daytona, este domingo y sus seguidores entre los fanáticos de las carreras de autos, están preparados para recibirlo.

Cientos de ellos lo esperan desde hace varios días anticipando el encuentro.

Lo puede atestiguar Debi Ringhaver, quien está mezclando cócteles para fanáticos curiosos de NASCAR que se detienen al ver su maniquí de tamaño natural de Trump, descansando en una silla de jardín, sosteniendo un libro titulado “La verdad detrás de Trump” y vistiendo una gorra de béisbol roja con la leyenda “Donald Trump 2020”.

Cientos de personas se han detenido en su casa rodante esta semana para tomarse una selfie o conversar o tomar un sorbo de “The Impeachment”, una mezcla de vodka de durazno, champán y néctar de durazno. La “Subpoena Colada” también está en la licuadora, pero Ringhaver reconoce que “es solo una piña colada con un nombre mejor”.

Ringhaver colocó un libro en las manos de Trump porque muchos de sus amigos se sentaron en su regazo cuando ella lo mantuvo en su casa de Florida, y le rompieron las manos.”Se ponen realmente entusiasmados”, dijo, riendo. “Se emocionan un poco por tener a Donald en el rancho”.

Los fanáticos de NASCAR están encantados con la noticia de que el presidente se hará presente en las 500 millas de Daytona este fin de semana.

Cuando Trump llegue al Daytona International Speedway para hacer el anuncio a los conductores de que enciendan sus motores, el gran mariscal de la carrera también podría estar en uno de sus mítines de campaña.

Banderas en apoyo al presidente Donald Trump ondean en vehículos recreativos privados de fanáticos de las carreras de autos que asisten a las 500 Millas de Daytona esta semana en Florida.
Banderas en apoyo al presidente Donald Trump ondean en vehículos recreativos privados de fanáticos de las carreras de autos que asisten a las 500 Millas de Daytona esta semana en Florida.

Muy por encima de las pancartas de las estrellas de NASCAR como Chase Elliott y Kyle Larson, las banderas de Trump ondean una fila tras otra en los llamativos vehículos recreativos.

NASCAR, que tiene una relación complicada con la política y los problemas sociales, no se atreve a vender el tipo de mercancía que los leales del presidente llevan a la pista. Un hombre parado en una fila de comida llevaba una camiseta con la imagen de Trump superpuesta sobre un homenaje a los “Hijos de la Anarquía”, con los brazos tatuados cruzados y sonriente como parte del Capítulo MAGA 2020. Otros dos, en un carrito de golf, se detuvieron frente a una barra improvisada vistiendo camisas que decían Trump / Pence, mientras otros juerguistas los elogiaban a gritos.

Matt Mansfield, descansando con solo un par de pantalones cortos deportivos y sandalias Crocs de camuflaje, estaba emocionado por la visita del presidente.”No sé si es fanático de NASCAR”, dijo. “Creo que lo hace más para la base de votantes. Para obtener más votos. ‘¡Oh sí, Trump está aquí, woo hoo!.

Un miembro del equipo de Joe Nemechek, con un logotipo del patrocinador que apoya al presidente Donald Trump, en su puesto de parada en la pista antes de una carrera de la serie NASCAR Xfinity en el Daytona International Speedway, el sábado 15 de febrero de 2020, en Daytona Beach, Florida.
Un miembro del equipo de Joe Nemechek, con un logotipo del patrocinador que apoya al presidente Donald Trump, en su puesto de parada en la pista antes de una carrera de la serie NASCAR Xfinity en el Daytona International Speedway, el sábado 15 de febrero de 2020, en Daytona Beach, Florida.

Uno tras otro, los fans a los que AP preguntó sobre la presencia de Trump, estaban encantados de que asistiera a la carrera. Kristi Bodnaruk, que ha asistido a todas las 500 Millas de Daytona desde 2005, fue una de las pocas disidentes en el lugar.

“Estoy molesta”, dijo. “Es Trump. Eh. Todo es un espectáculo. Son republicanos. Todos son del Medio Oeste. Tiene sentido. Pero, eh”.

Trump es el segundo presidente en funciones en asistir a las 500 Millas de Daytona, uniéndose a George W. Bush en 2004.

La inmersión de Trump en los deportes ha sido mixta. Se ha enfrentado con algunos de los nombres más importantes de los deportes por protestas de justicia social durante el himno nacional, los problemas raciales y las visitas a la Casa Blanca para los campeones. Fue abucheado en la Serie Mundial en Washington, pero aplaudido en el juego anual de fútbol americano entre el Ejército y la Marina, así como en el juego de campeonato nacional del fútbol americano universitario entre Clemson (Universidad de Clemson, Carolina del Sur) y LSU (Universidad de Luisiana, Nueva Orleans).

El auto de Jeremy Clements se desmorona mientras conduce hacia la parada donde está su equipo mecánico durante la carrera de autos de la serie Xfinity de NASCAR el sábado 15 de febrero de 2020 en el Daytona International Speedway en Daytona Beach, Florida.
El auto de Jeremy Clements se desmorona mientras conduce hacia la parada donde está su equipo mecánico durante la carrera de autos de la serie Xfinity de NASCAR el sábado 15 de febrero de 2020 en el Daytona International Speedway en Daytona Beach, Florida.

El automovilismo es un deporte completamente diferente: Trump ha acogido a campeones anteriores de NASCAR en la Casa Blanca y en octubre pasado otorgó la Medalla Presidencial de la Libertad al gigante del automovilismo Roger Penske.

El expresidente de NASCAR, Brian France, en 2015 intentó prohibir las banderas confederadas en las pistas de carreras, una propuesta demasiado amplia para hacer cumplir y que enfureció a la base de fanáticos de las carreras de autos en el sur profundo. Más tarde ese verano, el entonces candidato Trump criticó a los inmigrantes mexicanos y Marcus Lemonis, el CEO libanés del patrocinador principal de la Serie de Camiones de NASCAR, arremetió contra los comentarios. NASCAR canceló su ceremonia de premiación de final de temporada programada para la propiedad Doral de Trump en el sur de Florida.

Meses después, France reclutó a varios conductores para asistir a un mitin de Georgia por el candidato. France, Chase Elliott y el miembro del Salón de la Fama Mark Martin y Bill Elliott hablaron desde el escenario en apoyo de Trump mientras flanqueaban al candidato.

Más tarde, esa misma semana, France escribió un correo electrónico a toda la organización NASCAR diciendo que su respaldo era personal y que no estaba hablando en nombre de NASCAR.

Grant Enfinger celebra en Victory Lane después de ganar la carrera de autos NASCAR Truck Series en Daytona International Speedway, el viernes 14 de febrero de 2020, en Daytona Beach, Florida (AP Photo / John Raoux)
Grant Enfinger celebra en Victory Lane después de ganar la carrera de autos NASCAR Truck Series en Daytona International Speedway, el viernes 14 de febrero de 2020, en Daytona Beach, Florida (AP Photo / John Raoux)

Truex Jr. y Joey Logano, dos campeones de la serie de la Copa Martin, han sido honrados en la Casa Blanca. Kyle Busch, el actual campeón de la serie que visitó la Casa Blanca y el presidente Barack Obama después de su título de 2015, dijo que volvería otra vez si lo invitaba Trump.

Logano dijo que era “asombroso” que Trump asistiera a “La Gran Carrera de EE.UU.”.

“El líder de nuestro país viene a las 500 Millas de Daytona. ¿Qué tan genial es eso?” Dijo Logano. “Eso solidifica nuestro deporte. Es un gran evento. Somos un gran deporte, y poder tener al presidente aquí, es algo de lo que todos debemos estar orgullosos. Ya sea que lo apoyes o no, no importa. Muestra la unidad en nuestro deporte y cuán grande es realmente nuestro deporte”.

Si Trump hubiera recorrido la pista este fin de semana, podría haber visto a un piloto en la serie de segundo nivel de NASCAR en un coche pintado con el logo Trump / Pence 2020: el Chevrolet de Joe Nemechek era patrocinado por The Patriots PAC of America.

Las 500 Millas de Daytona ha agotado las entradas por quinto año consecutivo, el alcohol, los vuelos rasantes sobre la pista, las celebridades, el aleteo de las banderas, todo forma parte del espectáculo de más de 100,000 fanáticos en el inicio de la temporada de NASCAR.

Ty Majeski (45), Austin Wayne Self (22), Brennan Poole, delantero izquierdo y Todd Gilliland, delantero derecho, chocaron temprano en la carrera de autos NASCAR Truck Series en el Daytona International Speedway, el viernes 14 de febrero de 2020 en Daytona Playa, Florida
Ty Majeski (45), Austin Wayne Self (22), Brennan Poole, delantero izquierdo y Todd Gilliland, delantero derecho, chocaron temprano en la carrera de autos NASCAR Truck Series en el Daytona International Speedway, el viernes 14 de febrero de 2020 en Daytona Playa, Florida

A medida que se acercaba la carrera, los fanáticos de Daytona estaban más absortos con llegar a la próxima fiesta que en debatir sobre política. El banquete en una de las paradas era apto para un presidente que sirvió comida rápida en la Casa Blanca a los campeones de fútbol universitario: bollos de miel fritos y Oreos fritos estaban en el menú de postres, ¿o tal vez era la cena? – y las cervezas nacionales baratas se deslizaban fácilmente en los koozies (guante de espuma para mantener frías las bebidas)de NASCAR.

Los partidarios de Trump se han acomodado en Daytona, consolados por el hecho de que si bien sus conductores favoritos pueden ser diferentes, su amor por el presidente es un lazo profundo que los une.

“Somos un grupo diferente de personas”, dijo Scott Gregory, originario de Georgia, que asiste a su quinto Daytona 500 consecutivo. “Cuando caminas y hablas con todas estas personas, todos más o menos pensamos lo mismo sobre el liderazgo de Estados Unidos, de nuestro presidente, y todos estamos bastante en línea en lo que respecta a ese pensamiento. No creo que suceda en otros eventos deportivos”.

(Adaptado del original en inglés de AP)