EE.UU. se prepara para segunda ola de influenza, mientras crecen temores por coronavirus

César González reacciona al recibir una vacuna contra la influenza en Eastfield College, Mesquite, Texas, el jueves 23 de enero de 2020.

Los funcionarios de salud de Estados Unidos se preparan para una segunda ola de la temporada de gripe invernal, complicada este año por las similitudes entre los síntomas de la gripe y los del coronavirus que ha causado más de 1,500 muertes en China y ha propagado el miedo en todo el mundo.

Una primera ronda de gripe estacional, causada por una cepa de influenza B, llamada B-Victoria por la ciudad en la que se descubrió, alcanzó su punto máximo en EE.UU. a fines de diciembre y luego disminuyó, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

Sin embargo, los CDC dicen que una segunda ronda de gripe comenzó a fines de enero, causada por una cepa de influenza A que está relacionada con la gripe porcina que apareció por primera vez en 2009, y los casos continúan aumentando.

Si bien solo hubo 15 casos confirmados de coronavirus en Estados Unidos hasta el viernes, los funcionarios de salud han expresado su preocupación de que si el virus se propagara en el país, inicialmente podría verse como la propagación de la gripe estacional.

ARCHIVO-Pasajeros de Shanghai arriban al aeropuerto Internacional de Los Angeles, antes que se impusieran restricciones por el coronavirus. Enero 26 de 2020.
ARCHIVO-Pasajeros de Shanghai arriban al aeropuerto Internacional de Los Angeles, antes que se impusieran restricciones por el coronavirus. Enero 26 de 2020.

Prueba de coronavirus

En parte para abordar estas preocupaciones, los funcionarios de salud estadounidenses anunciaron que comenzarían a evaluar a algunos pacientes que tienen síntomas similares a los del coronavirus en varias ciudades del país.

La prueba se llevará a cabo inicialmente en laboratorios de salud pública en Los Ángeles, San Francisco, Seattle, Chicago y Nueva York, que ya están evaluando la gripe estacional.

Nancy Messonnier, directora del Centro Nacional de Inmunización y Enfermedades Respiratorias, dijo a periodistas en una conferencia telefónica el viernes que los laboratorios llevarán a cabo la prueba de coronavirus en pacientes que muestran síntomas respiratorios similares a los de la gripe, pero que dan un resultado negativo para la gripe estacional.

Tanto la gripe estacional como el coronavirus causan enfermedades respiratorias, fiebre y tos. Otros síntomas típicos de la gripe incluyen dolor de garganta, dolores musculares, secreción nasal y fatiga, según los CDC.

Si bien los científicos han estudiado la gripe durante décadas, se sabe poco sobre este coronavirus, denominado COVID-19, porque es muy nuevo. Los funcionarios de salud todavía están tratando de comprender todos los síntomas relacionados con el nuevo virus, y también cómo se propaga y con qué frecuencia los casos son graves.

Se han realizado pocos estudios sobre los síntomas del coronavirus, sin embargo, la investigación sugiere que los pacientes sufren más comúnmente fiebre, tos y falta de aliento y son menos propensos que los pacientes con gripe a sufrir dolor de garganta y secreción nasal.

Para evitar la propagación del coronavirus a EE.UU., los funcionarios de los CDC han establecido restricciones de viaje y políticas de cuarentena para las personas que visitaron China recientemente. Sin embargo, dicen que la estrategia cambiaría si el virus se propagara rápidamente en el país.

Messonnier dijo que si hubiera un brote de coronavirus en Estados Unidos, los CDC pedirían estrategias de “distanciamiento social” que incluirían la educación en línea, el trabajo a distancia y la cancelación de reuniones masivas, en un esfuerzo por evitar que las personas propaguen el virus.

La gripe causa 14,000 muerte en EE.UU.

Mientras los funcionarios de salud ponen en marcha planes para cualquier posible brote de coronavirus, los médicos en toda la nación continúan ayudando a los pacientes a combatir la gripe estacional. Los CDC estiman que 26 millones de estadounidenses se han enfermado de gripe esta temporada y alrededor de 14,000 personas han muerto.

Funcionarios de salud dicen que la primera ola de gripe, una cepa B, ha afectado a los niños particularmente esta temporada, causando 92 muertes en niños. Las cepas B tienen más probabilidades de causar una enfermedad más grave y la muerte en los niños. Los casos de gripe entre los ancianos han disminuido esta temporada.