FBI: Crímenes de odio bajan después de tres años de aumento

Archivo – Vista nocturna de la sede del FBI en Washington, D.C. el 1 de noviembre de 2017.

Por primera vez en cuatro años, los crímenes de odio disminuyeron en Estados Unidos en 2018, según las estadísticas anuales del FBI publicadas el martes.

Las agencias de aplicación de la ley informaron al FBI 7.120 delitos motivados por prejuicios en 2018, frente a los 7.175 en 2017, según el informe.

Los asaltos y las amenazas representaron más del 60% de los delitos de odio denunciados, aumentando por cuarto año consecutivo, a pesar de una disminución en la tasa de delitos violentos en el país.

La disminución en los crímenes de odio en general siguió a un aumento de más del 30% durante los últimos tres años, y mostró que un número más pequeño de departamentos de policía participó en el informe anual, lo que sugiere un vínculo para bajar la participación de la agencia.

Entre los hallazgos clave del informe se destacan: El crimen de odio contra los musulmanes cayó por segundo año consecutivo, de 273 en 2017 a 188 el año pasado. Los ataques contra la comunidad musulmana estadounidense han aumentado cada año entre 2014 y 2016 en medio de una reacción violenta contra los ataques terroristas en Estados Unidos y Europa. Los crímenes de odio dirigidas a los latinos aumentaron por tercer año consecutivo, de 427 a 485. Esta categoría de crímenes de odio se ha incrementado más de un 60% en los últimos tres años, impulsado por el creciente sentimiento anti-inmigrante.

“Hace un par de años, los musulmanes enfrentaron un aumento en los delitos de odio debido a los estereotipos sobre el terrorismo y los estereotipos negativos en política y cultura social”, dijo Brian Levin, director ejecutivo del Centro para el Estudio del Odio y el Extremismo en la Universidad Estatal de California en San Bernardino: “Más recientemente, el tema de la inmigración parece haber reorganizado los ataques contra los latinos en lugar de los musulmanes”.

El FBI define un delito de odio como un delito penal motivado por prejuicios contra la raza, etnia, religión, discapacidad, orientación sexual, género o identidad de género. La agencia tiene 34 subcategorías reportables de delitos de odio.

Si bien la mayoría de las subcategorías mostraron aumentos, varios grupos observados de cerca vieron una caída. Los delitos contra los negros cayeron a 1.943 de 2.358. Los ataques antijudíos cayeron a 835 desde 938. La orientación antisexual se redujo a 1.196 desde 1.303.

La participación en el sistema de recopilación de datos de delitos de odio del FBI es voluntaria, lo que dificulta el recuento de la cantidad real de ataques de prejuicio.

Además, la mayoría de los estadounidenses que experimentan delitos de odio no los denuncian a la policía, según la Oficina de Estadísticas de Justicia, el brazo de estadísticas del Departamento de Justicia.

En los últimos años, el número de agencias que participaron en la base de datos del FBI había ido en aumento, junto con el número de delitos de odio denunciados. Esa tendencia alcista se detuvo el año pasado.

Con un sistema descentralizado, la aplicación de la ley en Estados Unidos se compone de aproximadamente 18.000 agencias. De ellos, 16.039 participaron en el informe el año pasado, por debajo de los 16.149 del año anterior, y solo el 12,6% de las agencias participantes informaron de delitos de odio.