Trump se ofrece a mediar entre Turquía y los kurdos


El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, habla con los periodistas en el jardín Sur de la Casa Blanca, cuando sale para viajar a Minnesota el jueves 10 de octubre de 2019. REUTERS/Jonathan Ernst.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, escribió el jueves en su Twitter que podría mediar entre Turquía y los kurdos para lograr un acuerdo.

El mandatario escribió que enviar tropas o sancionar a Turquía serían las otras dos opciones.

“Tenemos una de tres opciones: enviar miles de tropas y ganar militarmente, golpear a Turquía muy duro financieramente y con sanciones, o mediar en un acuerdo entre Turquía y los kurdos”, escribió Trump.

“Derrotamos al 100% del Califato ISIS y ya no tenemos tropas en el área”, señaló. “¡Hicimos nuestro trabajo perfectamente! Ahora Turquía está atacando a los kurdos, que han estado luchando entre sí durante 200 años….”, agregó.

“Espero que podamos mediar”, dijo Trump a los periodistas en la Casa Blanca, cuando se le preguntó acerca de las opciones.

“Turquía sabe dónde estoy parado”, aseguró. Dijo que no creía que los estadounidenses quisieran ver al ejército de EE.UU. enviado de vuelta a la región.

“Posiblemente haremos algo muy difícil con respecto a las sanciones y otras cosas financieras”, dijo Trump sin dar más detalles.

Trump ordenó la retirada de tropas estadounidenses el domingo, después de una llamada telefónica con el presidente turco, Tayyip Erdogan, provocando críticas poco frecuentes de figuras de alto rango en su propio partido republicano, que lo acusaron de abandonar a sus aliados leales de Estados Unidos: las Fuerzas Democráticas Sirias (SDF) lideradas por la milicia kurda YPG.

Las SDF han sido los principales aliados de las fuerzas estadounidenses en el terreno en la batalla contra el Estado Islámico desde 2014.

Trump calificó el asalto turco como una “mala idea”, dijo que no lo respaldaba y amenazó con devastar la economía del aliado de la OTAN si la incursión de Ankara en Siria aniquila a la población kurda allí.

ACNUR: Miles huyen de ataques turcos

Turquía presionó el jueves por segundo día su ataque aéreo y terrestre contra las fuerzas kurdas aliadas de los Estados Unidos en el norte de Siria, golpeando la región con ataques aéreos y un bombardeo de artillería que levantó columnas de humo negro en una ciudad fronteriza y envió a civiles aterrorizados a salir corriendo.

En medio de la feroz lucha, los residentes huyeron con sus pertenencias cargadas en automóviles, camionetas y rickshaws de motocicletas, mientras que otros escaparon a pie.

La agencia de refugiados de la ONU dijo que decenas de miles estaban en movimiento, y las agencias de ayuda advirtieron que casi medio millón de personas cerca de la frontera estaban en riesgo.

Hubo víctimas en ambos lados: funcionarios turcos en dos provincias fronterizas dijeron que el fuego de mortero de Siria mató al menos a seis civiles, incluido un niño de 9 meses y tres niñas menores de 15 años.

En el lado sirio, siete civiles y ocho combatientes kurdos han sido asesinados desde que comenzó la operación, según activistas en Siria.

Un grupo liderado por los kurdos y activistas sirios dijeron que a pesar del bombardeo, las tropas turcas no habían progresado mucho en varios frentes. Sus afirmaciones no pudieron ser verificados independientemente.

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, dijo que 109 “terroristas” fueron asesinados, en referencia a los combatientes kurdos sirios. No dio más detalles, y los informes del área no indicaron nada remotamente cercano a un número tan elevado de víctimas.

Erdogan también advirtió a la Unión Europea que no llame a la incursión de Ankara en Siria una “invasión”. Amenazó, como lo ha hecho en el pasado, con “abrir las puertas” y dejar que los refugiados sirios se inunden en Europa.

Mientras tanto, las fuerzas kurdas detuvieron todas las operaciones contra el Estado Islámico para concentrarse en combatir a las tropas turcas, dijeron funcionarios kurdos y estadounidenses. Los combatientes kurdos sirios, junto con las tropas estadounidenses, han estado involucrados en operaciones de limpieza contra combatientes del Estado Islámico en el desierto después de que su control territorial fue derrocado a principios de este año.

Mustafa Bali, portavoz de las Fuerzas Democráticas Sirias lideradas por los kurdos, dijo que sus combatientes repelieron los ataques terrestres turcos. “No hay avance hasta ahora”, tuiteó el jueves.

Pero el mayor Youssef Hammoud, portavoz de los combatientes opositores respaldados por Turquía en la operación, dijo que capturaron la aldea de Yabisa, cerca de Tal Abyad, dijo un portavoz de los combatientes. En un tweet, lo llamó “el primer pueblo en ganar la libertad”.

La agencia de noticias estatal de Turquía dice que al menos 11 aldeas fueron capturadas: nueve en Tel Abyad y dos en Ras al-Ayn.

La agencia de refugiados ACNUR dijo que decenas de miles de personas han huido de sus hogares desde el miércoles, mientras que el Observatorio estimó la cifra en más de 60,000.

Las agencias internacionales de ayuda advirtieron sobre una creciente crisis humanitaria. La declaración fue firmada conjuntamente por 14 organizaciones, incluidos Médicos del Mundo y Oxfam, diciendo que se estima que 450,000 personas viven a 5 kilómetros (3 millas) de la frontera turca “y están en riesgo si todas las partes no ejercen la máxima moderación y priorizan la protección de los civiles”.

Ya hay más de 90,000 desplazados internos en la región, dijo, con campamentos y centros de detención que albergan a decenas de miles de combatientes con familias.

El Consejo de Seguridad de la ONU no llegó a un acuerdo sobre una declaración sobre la operación de Turquía después de una reunión cerrada. Los cinco miembros del consejo europeo que convocaron la reunión (Reino Unido, Francia, Alemania, Bélgica y Polonia) instaron a Ankara en una declaración conjunta posterior a “cesar la acción militar unilateral”.

Advirtieron que “las hostilidades armadas renovadas en el noreste debilitarán aún más la estabilidad de toda la región, exacerbarán el sufrimiento de los civiles y provocarán más desplazamientos”.

En Copenhague, el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, dijo que era “absolutamente esencial” reducir el conflicto.

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, evitó cualquier crítica directa a la operación de Turquía, pero instó a Ankara a mostrar “moderación”, señalando en Atenas que el enemigo común en la región sigue siendo el grupo del Estado Islámico.

El gobierno sirio condenó la incursión militar de Turquía y prometió repelerla.

Con información de Reuters y AP.