Gobierno encargado de Venezuela toma control de todas las sedes diplomáticas en EE.UU.


El grupo independiente Code Pink ocupó la sede diplomática durante varias semanas, pese al reclamo de exiliados y acciones de la policía local, así como la oposición del gobierno de Estados Unidos. Sus miembros fueron desalojados el jueves 16 de mayo de 2019
.

WASHINGTON — El embajador en Estados Unidos del gobierno interino de Venezuela, Carlos Vecchio, celebró este jueves lo que calificó como el “cese de la usurpación” después de que fuese desalojada por autoridades estadounidenses la embajada venezolana en Washington, ocupada durante varias semanas por activistas del grupo Code Pink, que respaldan al presidente en disputa Nicolás Maduro.

En una rueda de prensa fuera de la sede diplomática, Vecchio aseguró que de ahora en adelante el edificio ubicado en el reconocido vecindario de Georgetown será la “embajada de la libertad” y se convertirá en un símbolo de “seguridad”.

“Hoy es un momento histórico porque luego de 20 años de opresión hemos sembrado acá la semilla y la bandera de la libertad y de la democracia”, afirmó.

Detalló que de los seis edificios que están en EE.UU. y son propiedad del Estado venezolano, el gobierno encargado ya tiene el control de todos “como acto de soberanía”.

“Hemos recuperado no solo este, sino también las dos residencias que le pertenecen a Venezuela. Tanto la del embajador, como del embajador de la OEA”, agregó el diplomático.

Vecchio aseguró que todo el proceso lo hicieron con “mucha responsabilidad” y que siguieron todos los pasos legales y cumpliendo los tratados internacionales, además de llevarlo en coordinación con el gobierno estadounidense.

Agradeció la decisión de la diáspora venezolana en Washington y otras ciudades de EE.UU. de resguardar la sede diplomática, y a las fuerzas de seguridad estadounidenses por cumplir con la decisión.

Expuso que el edificio está siendo actualmente revisado, sus aspectos de seguridad, y que su equipo realizará su propia inspección para luego poder ocuparla y abrirla al público.

Además de los servicios consulares que van a poder ofrecer a los migrantes venezolanos, reveló que la sede se convertirá en un centro de recolección de ayuda humanitaria.

En la mañana de este jueves, dos patrullas del Servicio Secreto estadounidense se retiraron de la sede presuntamente llevándose a los cuatro activistas de Code Pink apostados allí durante semanas.

Mara Verheyden-Hilliard, abogada de los activistas, confirmó en el exterior de la embajada que “fueron arrestados”. Code Pink confirmó el arresto.

“La policía irrumpe en la embajada de Venezuela para arrestar ilegalmente el Colectivo de Protección, en violación de la Convención de Viena. Quebrando la ley internacional”, dijo el grupo en Twitter.

Los activistas ocuparon la sede diplomática durante más de un mes, pese al reclamo de exiliados y acciones de la policía local, así como de la oposición del gobierno de Estados Unidos que instaban a que dejaran la instalación.

“En este momento los cuerpos de seguridad revisan todo el edificio para asegurar todos los detalles de seguridad antes de poder tomar control del mismo”, dijo Vecchio en Twitter.

“¡Han arrestado a cuatro protectores de la embajada!”, dijo en un mensaje Ann Wright, ex diplomática del departamento de Estado, en un video publicado en la cuenta de los activistas.

Simpatizantes de ambos lados se enfrentaron con consignas en el exterior de la instalación: “Sí se pudo”, gritaban seguidores de Guaidó. El grupo aplaudía la acción y en lo que fue un emotivo momento, entonó las notas del himno nacional de Venezuela.

“Es un acto de justicia (…) la salida de estos cuatro bandoleros que estaban aquí”, dijo Freddy Solórzano, un activista venezolano que viajó desde Miami para participar en este momento esperado por los exiliados en Estados Unidos. “Ahora en Venezuela tenemos que desalojar de allá del Palacio de Miraflores a los impostores y usurpadores como es Nicolás Maduro y toda esa pandilla que está acabando con Venezuela”, agregó el activista que se identificó como presidente de la Coalición Internacional por Venezuela.

Reacción del gobierno en disputa

Horas después de conocerse la acción,? el presidente en disputa Nicolás Maduro, condenó la toma de la embajada y aseguró que se trató de una operación “brutal … en contra del derecho internacional” al asegurar que los activistas tenían permiso del gobierno venezolano.

“No tiene límites el abuso, el odio, la desesperación desenfrenada”, agregó.

Igualmente indicó que ordenó reforzar la seguridad en la sede de la embajada de EEUU en Caracas porque “él sí respeta el derecho internacional”. Además, instruyó al canciller Jorge Arreaza y al embajador ante la Organización de Naciones Unidas presentar la denuncia correspondiente.

Al respecto, Arreaza indicó que la administración Trump “incumple sus obligaciones de la Convención de Viena y viola los Derechos Humanos de los activistas”.

Afirmó que se reservan y evalúan respuestas en el marco del Derecho Internacional, “amparadas en el reconocido principio de reciprocidad”.

El miércoles, el embajador del gobierno en disputa de Venezuela ante la ONU, Samuel Moncada, reiteró el llamado al diálogo a EE.UU. y advirtió que las acciones violatorias del derecho internacional sobre la sede diplomática de su país en Washington, pueden sentar un “grave precedente”.

“Lo que sucede en la embajada en Washington es el retrato de lo que sucede en Venezuela: bloqueo de alimentos y medicinas, amenazas de uso de la fuerza, cortes de luz y agua para lograr una rendición”, indicó Moncada en conferencia de prensa en la sede de la ONU en Nueva York.

Colaboración: Rosa Valdés.

VOA

COMPARTIR
Email this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on TumblrDigg thisShare on Reddit