Casa Blanca: Enviar migrantes a ciudades santuario no es una opción preferida


La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Sarah Sanders (foto de archivo), dijo que el presidente Donald Trump espera que el Congreso trabaje con él en una reforma integral de inmigración.

El presidente Donald Trump quiere explorar una propuesta dos veces rechazada para enviar a los migrantes a “ciudades santuario”, pero esa no es la solución preferida para arreglar el sistema de inmigración, dijo la Casa Blanca el domingo.

La secretaria de prensa Sarah Sanders dijo que era una de muchas opciones, aunque esperaba que el Congreso trabajara con el presidente en una reforma integral de inmigración.

La administración Trump está tratando con un número cada vez mayor de migrantes centroamericanos que cruzan la frontera de EE.UU. y México, una afluencia que ha llevado al sistema de inmigración a un punto de ruptura. Las leyes dificultan el regreso rápido a sus países de los centroamericanos, y muchos de ellos pasan años en EE.UU. esperando a que se resuelvan sus casos de inmigración. Otros solicitan asilo y esperan igualmente un largo tiempo, viviendo y trabajando en Estados Unidos mientras esperan.

Las “ciudades santuario” son en su mayoría lugares de tendencia liberal, como Nueva York y San Francisco, donde las leyes prohíben que la policía local y los funcionarios de las cárceles colaboren con los funcionarios de inmigración para ayudar a detener y deportar a las personas que viven aquí ilegalmente.

Trump aprovechó los informes de la semana pasada sobre la propuesta que buscaba enviar a lugares demócratas a los migrantes que ya se encontraban detenidos o transportar a los migrantes que acaban de cruzar la frontera entre EE.UU. y México a las ciudades santuarios.

Sanders dijo que la idea sería expandir la cantidad de migrantes para que la tensión no sea en “una o dos comunidades fronterizas”.

“Al presidente le gusta la idea y los demócratas han dicho que quieren que estas personas entren en sus comunidades, así que veamos si funciona y todos obtendrán una victoria”, dijo Sanders. “Una vez más, esta no es la situación ideal”.

Trump tuiteó el sábado por la noche que Estados Unidos tenía el “derecho legal absoluto de transferir a los inmigrantes ilegales detenidos a Ciudades Santuario”.

Pero el plan ya había sido rechazado dos veces.

Personas que tienen conocimiento de las discusiones dicen que la idea fue traída por primera vez al Departamento de Seguridad Nacional (DHS) por parte del personal de la Casa Blanca en noviembre, y discutida nuevamente en febrero, pero fue rechazada después de que los funcionarios del DHS lo revisaron y encontraron que era demasiado costoso, un mal uso de los fondos y sería demasiado oportuno. Las personas no estaban autorizadas a hablar públicamente y hablaron bajo condición de anonimato.

En realidad, podría ser más difícil para los oficiales de Inmigración y Aduanas arrestar a las personas que enfrentan la deportación porque las ciudades santuario no trabajan con ICE.

El Centro de información de acceso de registros transaccionales en la Universidad de Syracuse anunció la semana pasada que un análisis encontró que los inmigrantes en ciudades santuario tienen un 20% menos de probabilidades de ser arrestados en la comunidad que en ciudades sin tales políticas.

Los demócratas criticaron la propuesta de la Casa Blanca como un truco político que usaba a los humanos como peones y no funcionaría.

“Mire, no puede amenazar a alguien con algo que no le teme”, dijo el gobernador Jay Inslee, del estado de Washington, candidato a la presidencia. “Y no tenemos miedo de la diversidad en el estado de Washington. Lo disfrutamos. Es la base de nuestro éxito económico y cultural. Estamos construidos como un estado de inmigrantes”.

El presidente del Comité de Seguridad Nacional de la Cámara de Representantes, representante Bennie Thompson, demócrata por Mississippi, cuestionó la legalidad de la propuesta.

“Este es nuevamente el caos fabricado que ha creado en los últimos dos años en la frontera”, dijo Thompson sobre Trump, y agregó que los demócratas estaban más que dispuestos a sentarse y hablar sobre la legislación de inmigración.

Pero el senador Rick Scott, republicano por Florida, dijo que las ciudades santuario mostraban desprecio por la ley, aunque no sabía si había alguna preocupación legal con el transporte de migrantes a los lugares.

“Quiero decir, tal vez solo esté diciendo esto para volver locos a todos”, dijo sobre Trump.

Sanders hizo la declaración en los programas “This Week” de ABC y “Fox News Sunday”. Scott estuvo en “State of the Union” de CNN, en tanto que Inslee estuvo en “Meet the Press” de NBC. Thompson habló en ABC.

COMPARTIR
Email this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on TumblrDigg thisShare on Reddit