Trump y la primera dama presentaron sus respetos a George H.W. Bush en el Capitolio

Donald Trump y la primera dama Melania presentaron sus respetos el lunes al fallecido presidente George H.W. Bush

El presidente y la primera dama estuvieron en frente del ataúd del fallecido ex presidente, alrededor de dos minutos.


 

El presidente Donald Trump y la primera dama Melania presentaron sus respetos el lunes al fallecido presidente George H.W. Bush, cuyos restos yacen en el capitolio de Estados Unidos.

Los Trump hicieron una breve visita a la rotonda del Capitolio, donde descansaba el ataúd de Bush cubierto por la bandera de EE.UU. como parte de los tributos para honrar al 41º presidente estadounidense y conmemorar su extraordinaria vida.

Después de la partida de la familia y los dignatarios, el presidente y la primera dama presentaron sus respetos, de pie, dos minutos frente al féretro.

Luego, Trump saludó a Bush, un gesto que evoca la historia de antipatía entre el presidente republicano y la familia Bush. Finalmente, salieron prudentemente del lugar.

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, y la primera dama, Melania Trump, presentaron sus respetos al ex presidente de Estados Unidos, George H. W. Bush, en el Capitolio.
El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, y la primera dama, Melania Trump, presentaron sus respetos al ex presidente de Estados Unidos, George H. W. Bush, en el Capitolio.

Trump tuvo una relación complicada con el difunto presidente. Como candidato, Trump menospreció al hijo de Bush, Jeb, un rival republicano por la presidencia, y ha criticado durante mucho tiempo la guerra en Irak lanzada por George W. Bush. El veterano Bush le dijo a un biógrafo que votó por la demócrata Hillary Clinton en 2016.

No obstante, Trump escribió a los miembros del Congreso para destacar a Bush como un hombre que “llevó una vida que ejemplifica lo que es verdaderamente grande sobre Estados Unidos”.

“El presidente Bush trabajó desinteresadamente a lo largo de su larga vida para crear un mundo de justicia y paz duradera”, escribió.

Está previsto que Trump asista a un servicio funerario estatal el miércoles en la Catedral Nacional de Washington, el primer funeral presidencial desde que Gerald Ford murió en 2006.

Bush murió pacíficamente el viernes a la edad de 94 años, en su casa en Houston. Su fallecimiento llevó a los estadounidenses a reflexionar sobre su vida de servicio al país como líder de la llamada “Gran Generación”.

El republicano está siendo honrado con cuatro días de conmemoraciones y servicios en Washington y en Texas, donde será enterrado el jueves.

Bush fue piloto de caza de la Segunda Guerra Mundial, ex embajador en China, ex jefe de la Agencia Central de Inteligencia y vicepresidente de Ronald Reagan antes de ganar la Casa Blanca.

Portadores de armas militares llevaron el ataúd cubierto con la bandera a la rotonda mientras una ardiente puesta de sol bañaba a Washington en un resplandor.

A la ceremonia asistieron su hijo George W. Bush, el 43º presidente de la nación, y otros familiares, dignatarios y más de 100 miembros de la Cámara de Representantes y el Senado.

El líder de la mayoría en el Senado, Mitch McConnell, elogió a Bush, que ocupó la Casa Blanca desde 1989 hasta 1993, como un patriota que dirigió al país tan recto como había piloteado su avión de la Segunda Guerra Mundial.

“Nos mantuvo volando alto y nos desafió a volar aún más alto. Y lo hizo con modestia y amabilidad que hubieran sido sorprendentes en una décima parte de una persona tan dura y exitosa como él”, dijo.

Bush será homenajeado en un servicio funerario estatal en la catedral el miércoles; Trump ha declarado un día nacional de luto.

Bill Clinton estará entre los presidentes vivos de Estados Unidos que asistirá a la ceremonia, junto con docenas de líderes extranjeros, incluida la alemana Angela Merkel.

El ex primer ministro canadiense Brian Mulroney dijo que entregaría uno de varios elogios, a petición de Bush.

Bush será enterrado el jueves en el George H.W. El Bush Presidential Library Center en College Station, Texas, junto a su esposa Barbara, fallecida en abril, y su hija Robin, que murió de leucemia a los tres años.

Agencias

COMPARTIR
Email this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on TumblrDigg thisShare on Reddit