Caravana se mueve al oeste de México, a la ciudad de Guadalajara

Migrantes hacen fila para ingresar al Auditorio Benito Juárez, en Guadalajara, México.

Migrantes hacen fila para ingresar al Auditorio Benito Juárez, en Guadalajara, México.

Migrantes hacen fila para ingresar al Auditorio Benito Juárez, en Guadalajara, México.


Miles de migrantes centroamericanos cumplieron un mes en la carretera, el lunes, mientras viajaban a la ciudad de Guadalajara, en el oeste de México, y hacia la frontera de Estados Unidos.

La mayoría parece tener la intención de tomar la ruta de la costa del Pacífico, hacia el norte hasta la ciudad fronteriza de Tijuana, que todavía se encuentra a aproximadamente 1.550 millas (2.500 kilómetros) de distancia. Los migrantes han recorrido alrededor de 1.200 millas (1.900 kilómetros) desde que comenzaron en Honduras alrededor del 13 de octubre.

Mientras que anteriormente sufrían el calor, en su viaje a través de Honduras, Guatemala y el sur de México, ahora viajan a lo largo de carreteras envueltos en mantas para defenderse del frío de la mañana.

A última hora de la tarde, los primeros migrantes llegaron a las afueras de Guadalajara y los autobuses los llevaron a un auditorio donde dormirían por la noche.

La Gobernación de Guadalajara informó, a través de su cuenta de Twitter, que las autoridades estaban supervisando las acciones de asistencia y transporte.

 

Mientras que antes la caravana tenía un promedio de solo 30 millas (50 kilómetros) por día, los migrantes ahora cubren distancias diarias de 185 millas (300 kilómetros) o más, en parte porque confían en hacer autostop en lugar de caminar.

El lunes por la mañana, los migrantes se reunieron en una carretera que salía del centro de la ciudad de Irapuato en busca de viajes a Guadalajara a unas 150 millas (242 kilómetros) de distancia.

De hecho, los migrantes han subido a bordo de tantos tipos diferentes de camiones que ya no se sorprenden por nada. Algunos se han apilado cuatro niveles por encima de un camión destinado al transporte de cerdos. El lunes, unos pocos abordaron un camión que llevaba un envío de ataúdes, mientras que otros se metieron en un camión con jaulas estrechas utilizadas para el transporte de pollos.

Muchos, especialmente los hombres, viajan en remolques de plataforma abierta utilizados para transportar acero y automóviles, o suben a los contenedores de carga de vehículos de 18 ruedas y viajan con una de las puertas traseras abiertas para proporcionar flujo de aire.

La práctica no está exenta de peligros. Hace poco, un hombre hondureño en la caravana murió cuando se cayó de un camión de plataforma en el estado mexicano de Chiapas.

José Alejandro Caray, de 17 años, de Yoro, Honduras, cayó hace una semana y se lesionó la rodilla.

“No puedo doblarla”, dijo Caray mientras observaba a otros enjambres de inmigrantes a bordo de remolques. “Ahora tengo miedo de seguir adelante”, dijo. “Prefiero esperar por una camioneta”.

Después de que varios grupos se perdieron después de subirse a los semirremolques, los coordinadores de caravanas comenzaron a alentar a los migrantes a que les pidieran primero a los conductores o que alguien viajara en el taxi para que pudieran decirle al conductor dónde deben apearse.

Los migrantes centroamericanos se suben a un remolque de dieciocho ruedas, en Irapuato, México, el lunes 12 de noviembre de 2018.
Los migrantes centroamericanos se suben a un remolque de dieciocho ruedas, en Irapuato, México, el lunes 12 de noviembre de 2018.

La caravana se convirtió en un tema de campaña en las elecciones de medio término en Estados Unidos y el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ordenó el despliegue de más de 5,000 soldados militares en la frontera para defenderse de los migrantes. Trump ha insinuado sin pruebas de que haya criminales o incluso terroristas en el grupo.

Muchos dicen que están huyendo de la pobreza rampante, la violencia de pandillas y la inestabilidad política, principalmente en los países centroamericanos de Honduras, Guatemala, El Salvador y Nicaragua.

México ofreció visas de refugio, de asilo o de trabajo, y su gobierno dijo que se habían otorgado 2,697 visas temporales a individuos y familias para cubrirlas durante el proceso de solicitud de 45 días para un estado más permanente.

Pero la mayoría de los migrantes prometen continuar a Estados Unidos.

José Tulio Rodríguez, de 30 años, de Siguatepeque, Honduras, celebró su cumpleaños número 30 en un refugio de migrantes en la Ciudad de México la semana pasada antes de partir con el resto de la caravana.

“La distancia entre las ciudades es más larga” de lo que era al principio, señaló Rodríguez, “pero gracias a la gente de México, no hemos sufrido”.

Esas distancias se harán más largas a medida que viajen hacia el norte de México, donde las ciudades de cualquier tamaño a menudo tienen una distancia de 250 millas (400 kilómetros).

Con información de AP.

COMPARTIR
Email this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on TumblrDigg thisShare on Reddit