EE.UU. preocupado por decisiones políticas de El Salvador

Jean Manes

Archivo - La embajadora de EE.UU. en El Salvador, Jean Manes, dijo que los países tienen derecho a tomar decisiones y EE.UU. a analizar estas decisiones.

Archivo – La embajadora de EE.UU. en El Salvador, Jean Manes, dijo que los países tienen derecho a tomar decisiones y EE.UU. a analizar estas decisiones.


Estados Unidos está preocupado por la decisión de El Salvador de romper relaciones diplomáticas con Taiwán y establecerlas con la República Popular China y por la falta de transparencia en los acuerdos políticos y económicos, manifestó el martes la embajadora estadounidense en San Salvador.

La diplomática Jean Manes dijo en conferencia de prensa que todos los países tienen el derecho de tomar sus propias decisiones y de forjar relaciones con China, pero agregó que también “Estados Unidos tiene derecho a analizar estas decisiones”.

El 20 de agosto, el presidente Salvador Sánchez Cerén anunció en cadena nacional por radio y televisión que su gobierno tomó la decisión de romper relaciones las relaciones que por más de 80 años El Salvador sostuvo con Taiwán y de establecerlas de inmediato con China, lo que provocó críticas de políticos opositores.

La embajadora estadounidense advirtió que la decisión ponía en peligro innumerables proyectos de cooperación con EE.UU., su principal socio comercial.

En enero de 2016, se definió que El Salvador recibiría 65 millones aprobados por el Congreso estadounidense para combatir la emigración de niños y adolescentes centroamericanos.

El Salvador también participa en el Fondo del Milenio, que es un programa financiado con 277 millones de dólares donados por EE.UU., a través de la Cooperación del Reto del Milenio (MCC por sus siglas en inglés), más una contraparte de 88,2 millones de dólares aportados por El Salvador, que serán invertidos en un plazo de cinco años.

El objetivo del programa es mejorar el clima de inversiones mediante el impulso a la calidad de la educación y la formación profesional, y la agilización del paso en la zona costera, uno de los corredores logísticos más importantes del país.

Manes, que fue llamada a consultas por su gobierno tras el repentino rompimiento de relaciones con Taiwán, dijo que uno de los objetivos de su presencia en Washington fue discutir si El Salvador y su pueblo están asegurándose de que sus propios intereses se vean plenamente representados en estos nuevos acuerdos, los cuales “hechos en secreto con un pequeño grupo de personas en los meses finales” del actual gobierno.

Afirmó que en EE.UU. hay preocupación, sobre todo por la manera y los términos como Panamá, República Dominicana y El Salvador han llegado a sus acuerdos políticos y económicos con China, y “en el caso de El Salvador de tomar una decisión con una falta total de transparencia”.

The Associated Press contactó a funcionarios de la secretaría de Comunicaciones de la Presidencia de la República para pedirles un comentario, pero dijeron que no podían tomar la llamada.

 

Manes dijo que en el caso de El Salvador “el cambio abrupto en el reconocimiento diplomático debe verse en el contexto de una serie de decisiones políticas preocupantes”, incluyendo el apoyo continuo a los gobiernos de Venezuela y Nicaragua, la carencia a un llamado público a un expresidente (Mauricio Funes) acusado de corrupción para que regrese al país y enfrente la justicia, y el veto presidencial a una regulación clave que habría afectado la competencia de una institución gubernamental responsable de investigar los delitos financieros.

“La preocupación sigue siendo alta en Washington, incluso en la Casa Blanca y en el Congreso de EE.UU.”, declaró Manes, que agregó que continúan las conversaciones sobre las posibles medidas o decisiones a tomar.

Manes hizo un llamado al gobierno salvadoreño para que las licitaciones, concesiones, perspectivas de inversiones y otros acuerdos, los haga públicos, abiertos al debate y que involucre de formar amplia a los ciudadanos, los medios de comunicación, académicos y otros grupos expertos, y de esta amanera garantice un enfoque democrático de un grupo crucial de decisiones que tendrán implicaciones para las generaciones por venir.

“No hay decisión más importante que la selección de sus socios, EE.UU. es un socio confiable y comprometido con El Salvador”, agregó.

AP

COMPARTIR
Email this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on TumblrDigg thisShare on Reddit