La lucha de Kavanaugh por la Corte Suprema se desarrolla bajo la luz de #MeToo

Brett Kavanaugh escucha durante su audiencia de confirmación de la Comisión Judicial del Senado en el Capitolio en Washington, el 4 de septiembre de 2018.

Archivo - El candidato a la Corte Suprema de EE. UU. Brett Kavanaugh escucha durante su audiencia de confirmación de la Comisión Judicial del Senado en el Capitolio en Washington, el 4 de septiembre de 2018.

Archivo – El candidato a la Corte Suprema de EE. UU. Brett Kavanaugh escucha durante su audiencia de confirmación de la Comisión Judicial del Senado en el Capitolio en Washington, el 4 de septiembre de 2018.


Las acusaciones de conducta sexual inapropiada contra Brett Kavanaugh, nominado para la Corte Suprema de Estados Unidos han llevado a la confusión su confirmación en el Senado. Y el trato de su acusadora, Christine Blasey Ford, ha provocado un debate emocional en todo el país sobre cómo los legisladores deben manejar los reclamos de abuso en la era #MeToo.

El presidente Donald Trump nombró a Kavanaugh para una posición de por vida en el máximo tribunal de la nación. El nominado está a punto de convertirse en uno de los nueve jueces estadounidenses que decidirán casos durante décadas sobre inmigración, medio ambiente, finanzas, derechos civiles y Roe v. Wade, la decisión de 1973 que abrió el acceso de las mujeres estadounidenses al aborto.

También le puede interesar: Trump cuestiona integridad de acusadora de Kavanaugh por agresión sexual

La controversia se desarrolla en una nueva atmósfera política en comparación con las audiencias de confirmación anteriores de la Corte Suprema. El movimiento #MeToo, que comenzó hace un año, ha hecho que las mujeres denuncien contra la mala conducta sexual y encuentren solidaridad en gran número.

Las instituciones predominantemente masculinas, incluido el Congreso de EE.UU., están siendo más cuidadosos con acusaciones de abuso y acoso, que alguna vez fácilmente descartaron, dicen los expertos. Los republicanos, en particular, también están preocupados sobre cómo les irá a las mujeres en las críticas elecciones de noviembre.

“Hemos tenido toda esta atención al acoso sexual y al comportamiento inapropiado y al movimiento #MeToo. Hay mucha más conciencia de toda esta área de acoso sexual, a los derechos de las mujeres, y cómo las mujeres deben ser tratadas en la esfera pública”, dijo Stuart Rothenberg, editor principal del boletín político Inside Elections. “Políticamente, este tema en este momento es un gran problema”.

Manifestantes deletrean "#MeToo" durante la segunda Marcha de Mujeres anual en Cambridge, Massachusetts, el 20 de enero de 2018.
Manifestantes deletrean “#MeToo” durante la segunda Marcha de Mujeres anual en Cambridge, Massachusetts, el 20 de enero de 2018.

Ford, una profesora de California, dijo públicamente el domingo que Kavanaugh había abusado sexualmente de ella cuando ambos eran adolescentes a principios de los años 80. Estaba borracho en ese momento, dijo, y la inmovilizó en una cama, la palpó y puso su mano sobre su boca cuando intentó gritar. Kavanaugh niega el episodio y dijo en un comunicado: “Esta es una acusación completamente falsa. Nunca he hecho algo como lo que el acusador describe, ni a ella ni a nadie”.

La Comisión Judicial del Senado, que está investigando a Kavanaugh antes de la votación del Senado para confirmarlo, ahora está averiguando cómo proceder. Ford dice que el FBI debe investigar el incidente antes de testificar. Los defensores republicanos de Kavanaugh, mientras tanto, sugieren que escucharán lo suficiente si ambas partes hablan bajo juramento. El testimonio podría suceder tan pronto como el lunes.

También lea: La acusadora de Kavanaugh pide testificar en el Senado el próximo jueves

Ese escenario, el llamado “él dijo, ella dijo”, es un claro recordatorio de un momento decisivo para las mujeres estadounidenses hace casi tres décadas. En 1991, la abogada Anita Hill se presentó ante un panel del Senado exclusivamente masculino y detalló cómo Clarence Thomas, otro nominado a la Corte Suprema y su exjefe, la acosaban en el trabajo con conversaciones sexuales y avances. Las audiencias fueron televisadas, los estadounidenses estaban fascinados y la credibilidad de Hill fue ridiculizada repetidas veces. Thomas negó las acusaciones y fue confirmado ante el tribunal.

Anita Hill, profesora de derecho de la Universidad de Oklahoma, testificó durante las audiencias de confirmación ante el Comité Judicial del Senado en 1991 que Clarence Thomas, un candidato a la Corte Suprema, la había acosado sexualmente cuando trabajaron juntos.
Anita Hill, profesora de derecho de la Universidad de Oklahoma, testificó durante las audiencias de confirmación ante el Comité Judicial del Senado en 1991 que Clarence Thomas, un candidato a la Corte Suprema, la había acosado sexualmente cuando trabajaron juntos.

Algunos de los mismos senadores estadounidenses aún forman parte de la comisión, incluido su presidente Chuck Grassley, un republicano de Iowa, de 85 años, y el senador Orrin Hatch, un republicano de Utah, de 84 años.

Hill habló “para iluminar el personaje de alguien que se sentaría en el más alto nivel de nuestra corte”, dijo Fatima Goss Graves, directora ejecutiva del National Women’s Law Center. “En lugar de ser validada, fue atacada salvajemente por una comisión judicial que la describió como deshonesta, tratándola como una perpetradora e intentando desacreditar su reputación”.

El Senado de EE.UU., compuesto por 100 miembros, tenía dos mujeres en 1991, ahora tiene 23.

“Incluso en el medio del movimiento #MeToo, muchos sobrevivientes temen venir, y por muy buenas razones”, dijo. “Con demasiada frecuencia, pagan un precio muy serio por hacerlo, incluyendo represalias, amenazas a su bienestar, a sus familias, a sus carreras”.

En una carta a la Comisión Judicial del Senado solicitando la investigación del FBI, el abogado de Ford dijo que ella ha sido blanco de “hostigamientos viciosos e incluso amenazas de muerte” y ha tenido que abandonar su hogar desde que salió pública.

Rothenberg, un veterano editor y analista político, dijo que todavía espera que Kavanaugh sea confirmado porque los republicanos tienen mayoría en el Senado. Puede que no tengan tanta influencia después de las elecciones legislativas y estatales del 6 de noviembre. Las encuestas muestran que las mujeres votantes favorecen a los candidatos demócratas en alrededor de 20 puntos porcentuales, y un número récord de mujeres se postula para el cargo.

En esta foto del 6 de septiembre de 2018, Brett Kavanaugh espera testificar ante el Comité Judicial del Senado para el tercer día de su audiencia de confirmación, en Capitol Hill en Washington.
En esta foto del 6 de septiembre de 2018, Brett Kavanaugh espera testificar ante el Comité Judicial del Senado para el tercer día de su audiencia de confirmación, en Capitol Hill en Washington.

“El ambiente político actual involucra a muchas mujeres candidatas que han salido de la artesanía porque sienten que se han visto afectadas por el movimiento #MeToo”, comentó Rothenberg.

Las mujeres votantes observarán atentamente cómo el Senado trata a Ford y sus acusaciones, agregó.

La senadora Mazie Hirono de Hawaii, una de las cuatro mujeres en la Comisión Judicial, dijo el martes que está frustrada por cómo sus colegas republicanos tratan a Ford.

“¿Adivina quién está perpetrando todas estas clases de acciones? Son los hombres en este país”, indicó en una conferencia de prensa. “Solo quiero decirles a los hombres en este país: Cállense y den un paso adelante. Haz lo correcto, por un cambio”.

De Cindy Saine. / informacion Tomada de La Voz de America

COMPARTIR
Email this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on TumblrDigg thisShare on Reddit