Fiscal general de EE.UU. emite orden para acelerar deportaciones

Jeff Sessions en una conferencia del octavo distrito judicial el viernes 17 de agosto del 2018.

El fiscal general Jeff Sessions en una conferencia del octavo distrito judicial el viernes 17 de agosto del 2018.

El fiscal general Jeff Sessions en una conferencia del octavo distrito judicial el viernes 17 de agosto del 2018.


 

El fiscal general de Estados Unidos, Jeff Sessions, busca acelerar la deportación de inmigrantes indocumentados y dijo el jueves a los jueces de inmigración que solo deberían posponer los casos en los procedimientos de deportación “por una buena causa”.

Sesiones, en una orden provisional que fue criticada por algunos abogados, señaló que el estándar de una buena causa “limita la discreción de los jueces de inmigración y les prohíbe conceder aplazamientos por cualquier motivo o sin motivo alguno.”

A diferencia del sistema judicial federal, los tribunales de inmigración de EE. UU. dependen del departamento de Justicia y el fiscal general puede intervenir. Sessions, un ex senador republicano de Estados Unidos nombrado por el presidente Donald Trump, ha sido inusualmente activo en esta práctica en comparación con sus predecesores.

Sessions ha liderado los esfuerzos de la administración Trump para tomar medidas enérgicas contra la inmigración ilegal, incluida una política de “tolerancia cero” que separaba a los padres inmigrantes de sus hijos mientras estaban detenidos en EE.UU. Trump abandonó la política de separación en junio debido a la fuerte presión política que enfrentó.

Lo fundamental para mostrar “buena causa” es si una persona puede tener éxito en los esfuerzos por permanecer en Estados Unidos, ya sea solicitando asilo o recibiendo algún tipo de visa o permiso de trabajo, dijo Sessions el jueves.

Stephen Kang, abogado del proyecto de derechos de inmigrantes de ACLU, describió la orden de Sessions como “preocupante” y como parte de una serie que “se ha movido en la dirección de restringir los derechos del debido proceso para las personas que se encuentran en procedimientos de deportación”.

Kang expresó que Sessions parecía mostrar a los inmigrantes que buscan más tiempo para preparar sus casos como si trataran de “jugar con el sistema y evitar la deportación”.

Kang dijo que los procedimientos de deportación eran complejos y que la gente necesitaba tiempo “tanto para obtener abogados para garantizar que sus derechos al debido proceso estén protegidos como para garantizar que sus casos sean escuchados justamente”.

El departamento de Justicia ha estado luchando por reducir la acumulación de casos de deportación. Un análisis de la Oficina de Responsabilidad Gubernamental del año pasado encontró que el número de casos que se prolongan de un año a otro se duplicó entre 2006 y 2015, principalmente porque se completan menos casos por año.

El vocero del departamento, Devin O’Malley, dijo que se han contratado más jueces de inmigración, pero “los aplazamientos innecesarios e inadecuados… siguen plagando el sistema judicial de inmigración y contribuyen a la acumulación”.

Sessions dijo el jueves que el “uso de aplazamientos como una táctica dilatoria es particularmente pernicioso en el contexto de la inmigración” porque las personas en el país que quieren permanecer ilegalmente tienen un incentivo para retrasar su deportación el mayor tiempo posible.

Otorgar aplazamientos únicamente por una buena causa sería un “control importante de la autoridad de los jueces de inmigración” y demuestra interés público en “la aplicación expedita de las leyes de inmigración”, dijo Sessions.

COMPARTIR
Email this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on TumblrDigg thisShare on Reddit