Nominado a la Corte Suprema visita a senadores

El líder de la mayoría en el Senado de Estados Unidos, Mitch McConnell, saluda al juez nominado para la Corte Suprema, Brett Kavanaugh y al vicepresidente Mike Pence en una reunión en su oficina en el Capitolio, en Washington, el 10 de julio de 2018.

El líder de la mayoría en el Senado de Estados Unidos, Mitch McConnell, saluda al juez nominado para la Corte Suprema, Brett Kavanaugh y al vicepresidente Mike Pence en una reunión en su oficina en el Capitolio, en Washington, el 10 de julio de 2018.

El líder de la mayoría en el Senado de Estados Unidos, Mitch McConnell, saluda al juez nominado para la Corte Suprema, Brett Kavanaugh y al vicepresidente Mike Pence en una reunión en su oficina en el Capitolio, en Washington, el 10 de julio de 2018.


 

Un día después de que el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, lo nominara para la Corte Suprema, el juez federal Brett Kavanaugh visitó el Senado acompañado por el vicepresidente Mike Pence, para reunirse con el líder de la mayoría Mitch McConnell y otros republicanos de alto rango.

“El presidente Trump hizo una excelente selección”, dijo McConnell, quien representa a Kentucky, antes del encuentro. “El juez Kavanaugh posee un currículum impresionante, una mentalidad jurídica sobresaliente y un temperamento legal ejemplar”.

Kavanaugh, de 53 años, participó en las investigaciones del ex presidente Bill Clinton, ayudó al ex presidente George W. Bush a prevalecer en la contienda por el recuento de votos en Florida en 2000 y sirvió en la administración Bush antes de que Bush lo nominara a la corte federal. De confirmarse, reemplazaría al juez retirado de la Corte Suprema Anthony Kennedy, por quien Kavanaugh una vez se desempeñó como asistente.

Su nominación provocó la oposición inmediata y furiosa de muchos senadores demócratas, que aún resienten la negativa de los republicanos a considerar al último candidato a la Corte Suprema del presidente Barack Obama y temerosos del impacto que una corte aún más derechista podría tener en el panorama legal de Estados Unidos.

“El presidente Trump hizo exactamente lo que dijo que haría en la campaña electoral [en 2016]: nominar a alguien que anulará los derechos reproductivos de las mujeres y eliminará las protecciones de salud para millones de estadounidenses”, dijo el líder minoritario Chuck Schumer, quien agregó que “civiles derechos, derechos laborales, derechos ambientales, derechos de LGBTQ [minorías sexuales] “están en riesgo”.

Schumer instó a los votantes a movilizarse contra la nominación de Kavanaugh.

El líder de la minoría del Senado Chuck Schumer de N.Y., habla con periodistas durante una conferencia de prensa en el Capitolio, el 8 de mayo de 2018 en Washington.
El líder de la minoría del Senado Chuck Schumer de N.Y., habla con periodistas durante una conferencia de prensa en el Capitolio, el 8 de mayo de 2018 en Washington.

“Ahora es el momento de que los estadounidenses hagan oír sus voces, alto, claramente, de un extremo a otro de este país”, dijo el demócrata de Nueva York.

Kavanaugh es una de las dos docenas de juristas que Trump enumeró como posibles candidatos a la Corte Suprema durante la campaña de 2016, una lista que generó un gran entusiasmo entre los conservadores sociales que desde hace tiempo han intentado revocar el derecho al aborto en Estados Unidos, entre otras causas.

Cualquiera que sean las inclinaciones de Kavanaugh sobre los temas candentes, los republicanos acusaron a sus colegas demócratas de elevar las consideraciones políticas sobre las calificaciones del nominado como jurista.

“Haremos bien en recordar que estamos evaluando a un juez, que no se está debatiendo un candidato para un cargo político”, dijo McConnell, y señaló que varios demócratas habían manifestado su oposición a la elección de Trump antes de que la nominación se hiciera pública.

En la Casa Blanca el lunes por la noche, Trump llamó a Kavanaugh “un brillante jurista” que “dedicó su vida al servicio público”.

El candidato a la Corte Suprema Brett Kavanaugh, a la derecha, y el senador Chuck Grassley, republicano por Iowa, segundo desde la derecha, caminan frente a la prensa después de posar para fotógrafos en el Capitolio, en Washington, el 10 de julio de 2018.
El candidato a la Corte Suprema Brett Kavanaugh, a la derecha, y el senador Chuck Grassley, republicano por Iowa, segundo desde la derecha, caminan frente a la prensa después de posar para fotógrafos en el Capitolio, en Washington, el 10 de julio de 2018.

?Kavanaugh, por su parte, dijo: “Respeto la Constitución [de los EE. UU.]. … Si el Senado me confirma, mantendré la mente abierta en todos los casos “.

Los republicanos tienen una mayoría escasa en el Senado, y un voto partidista llevaría a la confirmación de Kavanaugh por el más estrecho de los márgenes.

El destino del nominado puede recaer en dos senadoras republicanas que respaldan el derecho al aborto, Susan Collins de Maine y Lisa Murkowski de Alaska. Collins ha dicho que no votará por un candidato que revocaría la histórica decisión de la Corte Suprema de 1973, Roe vs. Wade, que legalizó el aborto en todo el país.

Pero cualquier deserción republicana podría ser contrarrestada por los demócratas centristas que hacen campaña para la reelección en los estados de tendencia conservadora que ganó Trump en 2016. Los grupos de acción política conservadores ya han anunciado campañas mediáticas para presionarlos a respaldar a Kavanaugh.

Mientras que muchos senadores demócratas rápidamente emitieron declaraciones rechazando a Kavanaugh el lunes por la noche, Joe Donnelly de Indiana fue evasivo y se comprometió a “revisar cuidadosamente y considerar el récord y las calificaciones del juez Brett Kavanaugh”.

COMPARTIR
Email this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on TumblrDigg thisShare on Reddit