Congreso aprueba acuerdo presupuestario

Rand Paul
Rand Paul

Rand Paul

El Congreso de Estados Unidos aprobó en las primeras horas del viernes reabrir el gobierno federal y poner fin a un cierre gubernamental que duró solo unas cuantas horas.

En el Senado el acuerdo fue aprobado poco después de la medianoche por 71 votos frente a 28 mientras la Cámara de Representantes hizo lo mismo en la madrugada en una tensa votación que se decidió por 236 a 184.

Las anticipadas objeciones de los republicanos conservadores en asuntos fiscales, que dijeron que la propuesta supone un retorno al gasto deficitario sin controles y las de los demócratas que finalmente renunciaron a amarrar su voto al compromiso de un voto sobre el DACA, el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia, fueron superadas con alguna facilidad.

En la cámara 166 republicanos votaron a favor y 67 en contra. Entre los demócratas, 68 estuvieron de acuerdo y 116 se opusieron a la medida.

El gobierno cerró después de medianoche al vencerse el plazo para renovar su financiamiento. Fue la segunda vez que el gobierno cierra en menos de un mes.

El proyecto de ley se estancó en el Senado el jueves en la noche cuando uno de los contrarios a la medida, el senador republicano Rand Paul, se negó a permitir una votación rápida, objetando que el presupuesto hará explotar el deficit federal y sumará a la deuda nacional de más de $20 billones de dólares.

“Yo no puedo, con toda honestidad, hacerme de la vista gorda, solo porque mi partido es ahora cómplice de los déficits”, dijo Paul en un combativo y largo discurso que consumió el tiempo con el que contaba el Congreso para evitar el cierre de operaciones no esenciales del gobierno. “Tenemos ante nosotros un proyecto de ley de 700 páginas que nadie ha leído que fue imprimido a medianoche… Nada va a ser reformado, el desperdicio continuará”.

El proyecto de ley incluye el enorme aumento del gasto propuesto por los republicanos para el Pentágono, además del gran incremento para las agencias domésticas que pedían los demócratas. Ambos partidos presionaron para lograr 89.000 millones de dólares para hacer frente a desastres, para aumentar una serie de provisiones sanitarias y ampliar las exenciones fiscales a los contribuyentes más pequeños.

El pacto también aumentará el límite de endeudamiento del gobierno, lo que evitará que Estados Unidos incumpla por primera vez en la historia sus obligaciones, que vencen en unas semanas.

El cierre fue tan poco anticipado que la Oficina de Manejo del Presupuesto no avisó a las agencias federales que se prepararan hasta el jueves por la noche.

Pero al haberse aprobarse el presupuesto tan rápidamente, el cierre terminó siendo un “lapso” en el financiamiento, con casi ningún impacto en la burocracia federal.

El presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, celebró la victoria legislativa momentos después de la aprobación.

“Esto es una gran victoria para nuestros hombres y mujeres uniformados”, dijo en su cuenta de Twitter. “Al final logramos un acuerdo bipartidista que financia completamente a nuestras tropas y da a nuestros generales la certeza que necesitan para planear el futuro”.

Antes de la aprobación, Ryan prometió que una vez aprobado el presupuesto, se someterá a debate “el problema del DACA”.

“Mi compromiso de solucionar el problema del DACA es un compromiso sincero”, aseguró a los demócratas luego de pedirles el voto.

COMPARTIR
Email this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on TumblrDigg thisShare on Reddit