Mississippi explora las eras de esclavitud y el KKK

Una imagen y un listado explican los linchamientos de afroestadounidenses en Mississippi, en un museo estatal.

Una imagen y un listado explican los linchamientos de afroestadounidenses en Mississippi, en un museo estatal.En las décadas de 1950 y 1960, blancos segregacionistas agitaban banderas confederadas y pegaban desafiantes calcomanías en automóviles que decían que Mississippi era “el estado del que más se miente en la Unión”.

Esas fueron formas de desafiar desafiante a los afroamericanos que se atrevieron a desafiar la opresión racial, y tomar un golpe a los periodistas que cubren el movimiento de los derechos civiles.

Décadas más tarde, mientras Mississippi marca su bicentenario, el estado tiene una mirada inquebrantable a su complejo y a menudo brutal pasado en dos museos de historia, con exhibiciones de cadenas de esclavos, trajes del Ku Klux Klan y fotografías gráficas de linchamientos y bombas incendiarias.

El Museo de Historia de Mississippi tiene una vista de 15,000 años, desde la Edad de Piedra hasta los tiempos modernos. El Museo de Derechos Civiles de Mississippi se concentra en un período más corto, pero intenso, de 1945 a 1976.

Abren el sábado, el día antes del 200 aniversario de Mississippi, convirtiéndose en el vigésimo estado.

Los dos museos distintos bajo un solo techo están financiados por dólares de impuestos estatales y donaciones privadas. Las autoridades insisten en que los museos no están destinados a ser “separados pero iguales” en un estado donde se invocó esa frase para mantener sistemas escolares segregados para blancos y negros que estaban separados y claramente desiguales.
“Estamos contando una historia mucho más larga en el Museo de Historia de Mississippi, una historia mucho más profunda en el Museo de Derechos Civiles de Mississippi”, dijo Katie Blount, directora del Departamento de Archivos e Historia de Misisipi. “Queremos que todos caminen en una puerta, uno al lado del otro, para aprender todas las historias de nuestro estado”.

El museo de historia general muestra la cultura nativa americana, el asentamiento europeo, la esclavitud, la Guerra Civil y la Reconstrucción. Examina los desastres naturales, incluida la inundación del río Mississippi en 1927 y el huracán Katrina en 2005. También tiene elementos únicos en Mississippi, como la corona que Mary Ann Mobley usó como Miss América 1959.

La inauguración de los museos corona una conmemoración anual del bicentenario. Algunos eventos celebraron el éxito de Mississippi en la producción de autores y músicos influyentes, como William Faulkner, Richard Wright, B.B. King y Elvis Presley. Otros tomaron una mirada crítica sobre la esclavitud y la segregación.

El presidente Donald Trump tiene previsto asistir a la apertura de los museos el sábado.

El gobernador republicano Phil Bryant, un partidario de Trump, invitó al presidente. El presidente de la NAACP —la Asociación Nacional para el Avance de la Gente de Color— de Mississippi, en cambio, ha pedido a Bryant que rescinda la invitación.

El presidente del capítulo estatal, Charles Hampton, dice que “una invitación a un presidente que tiene como objetivo dividir a esta nación no es diga de este momento histórico”.

Mississippi, uno de los estados más pobres del país, con un 59% de población blanca y un 38% de negros, sigue dividido por uno de sus símbolos más visibles. Es el último estado con una bandera con el emblema de batalla confederado que los críticos consideran racista. Las ocho universidades públicas y varias ciudades y condados dejaron de volar en los últimos años.

No hay asta de bandera fuera de los nuevos museos.

COMPARTIR
Email this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on TumblrDigg thisShare on Reddit