Melania Trump honra las tradiciones navideñas de la Casa Blanca

First lady Melania Trump is greeted by children as she arrives to visits with them in the East Room among the 2017 holiday decorations with the theme "Time-Honored Traditions" at the White House in Washington, Monday, Nov. 27, 2017. The First Lady honored 200 years of holiday traditions at the White House. (AP Photo/Carolyn Kaster)

La primera dama de EE.UU., Melania Trump, saluda a niños de una escuela que invitó para ver los adornos navideños de la Casa Blanca. La señora Trump eligió una decoración tradicional para su primera Navidad en la Casa Blanca.  (AP Photo/Carolyn Kaster)

La primera dama de Estados Unidos, Melania Trump, eligió una decoración tradicional para su primera Navidad en la Casa Blanca. Bailarinas danzando al compás del “Cascanueces” de Tchaikovsky ayudaron a presentar las decoraciones.

El tema de la Primera Dama es “Tradiciones honradas por el tiempo”, una venia a 200 años de celebraciones navideñas en la mansión ejecutiva.

“¡Las decoraciones están listas! ” tuiteó la señora Trump el lunes por la mañana. “ (la) Casa Blanca está lista para celebrar! ¡Les deseo Feliz Navidad y felices fiestas!”

Entre los nuevos toques de este año: En el exterior, coronas con lazos rojos adornan todas las ventanas de la Casa Blanca. En el interior, relucientes ramas invernales adornan un pasillo del ala este que conduce a los invitados a un árbol decorado con el adorno oficial de Navidad de la familia Trump, una esfera en tonos dorados con el escudo presidencial rodeado de una corona de acebo.

La oficina de la Primera Dama mostró a los periodistas las decoraciones el lunes, antes de recibir a estudiantes de una cercana base militar cercana de Maryland invitados a ver las decoraciones y probar algunas artes y manualidades navideñas, como la construcción de árboles de Navidad con gomas de dulce y la decoración de guirnaldas.
“¿Eres la Primera Dama?”, Preguntó un chico incrédulo que luego se acercó para un abrazo. Sus compañeros lo siguieron rápidamente para también recibir abrazos de la señora Trump.
Con un vestido blanco de invierno, con mangas en forma de capa y tacones dorados, la señora Trump descendió de la residencia de la familia presidencial por la escalera interior que lleva al vestíbulo. Allí pasó unos minutos observando a las bailarinas antes de unirse a un grupo de niños que hacían coronas de papel y otras decoraciones en el Comedor de Estado.
“Sorpresa”, dijo la Primera Dama cuando ingresó al Salón Rojo, donde se estaba trabajando con las gomas de dulce.
“Entonces, ¿quieren enseñarme cómo hacerlo?”, Preguntó después de tomar asiento en la mesa con cuatro estudiantes. Un niño le mostró cómo hacerlos.
La tarjeta de Navidad familiar está enmarcada y en exhibición, junto con las tarjetas de los presidentes anteriores. “Feliz Navidad y un próspero año nuevo”, dice la tarjeta firmada por el presidente Donald Trump, la primera dama y Barron, su hijo de 11 años.
Eso es un cambio con respecto a los años de Obama, cuando las tarjetas anuales ofrecían sentimientos más genéricos de “Saludos de temporada” o deseos de felices fiestas. Trump ha prometido volver a poner la “Navidad” en el centro de las fiestas. Durante la campaña presidencial, se quejó de que decir “Felices fiestas” en lugar de “Feliz Navidad” equivalía a “arruinar el cristianismo”.
Entre los adornos navideños más importantes se encuentra un abeto balsámico de Wisconsin de 18 pies x 6 pies (5,5 por 1,8 metros) en el lugar tradicional del Salón Azul, decorado con adornos que llevan los sellos de todos los estados y del territorio de los EE.UU. Un árbol separado cerca de la entrada del ala este, está dedicado a las familias que perdieron seres queridos en el ejército.
La casa de pan de jengibre de 350 libras (160 kilogramos) en el Comedor de Estado ofrece una vista de la Casa Blanca desde el Jardín Sur, con coronas en cada ventana y una bandera de EE.UU. ondeando en su azucarada azotea.
Más de 150 voluntarios de 29 estados pasaron 1.600 horas durante el fin de semana festivo adornando los pasillos de la Casa Blanca. La Casa Blanca dijo que la señora Trump eligió cada detalle de la decoración y realizó un control final la noche del domingo después de pasar el Día de Acción de Gracias con la familia en su hotel en Palm Beach, Florida.
Las celebraciones navideñas comienzan el lunes 27 de noviembre con una fiesta para los decoradores voluntarios y continuarán hasta diciembre con recepciones y fiestas, a veces dos por día, durante las próximas semanas, incluida una fiesta el viernes para los medios de comunicación. Trump regularmente rechaza a los medios llamándolos “noticias falsas”, haciéndolo incluso el lunes en un tweet .
Se espera que más de 25,000 visitantes recorran la Casa Blanca durante las vacaciones y la cocina esté lista: se hornearon 31,000 galletas, incluidas 15,000 galletas de azúcar, muchas de las cuales terminan en carteras para el viaje a casa.
La decoración incluye 71 coronas, 53 árboles de Navidad, más de 18,000 luces, más de 12,000 adornos, más de 3,100 yardas (unos 2800 metros) de cinta y más de 1,000 pies (300 metros) de guirnaldas, dijo la Casa Blanca.
Durante la última Navidad del presidente Barack Obama en la Casa Blanca, réplicas gigantes de los perros de la familia, Bo y Sunny, saludaban a los visitantes en el ala este. Cincuenta y seis casas de pan de jengibre de Lego, una por cada estado y territorio de EE.UU., estaban enclavadas en las ramas de los árboles que decoraban el Comedor de Estado.
AP
COMPARTIR
Email this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on TumblrDigg thisShare on Reddit