Un segundo detenido por el atentado en el metro de Londres

La última vez que Reino Unido estuvo en alerta “crítica” fue tras el atentado en el concierto de Ariana Grande, en el que murieron 22 personas.

La última vez que Reino Unido estuvo en alerta “crítica” fue tras el atentado en el concierto de Ariana Grande, en el que murieron 22 personas. Un segundo hombre ha sido detenido por la policía que investiga el atentado del viernes en el metro de Londres que dejó 30 heridos, mientras Reino Unido continúa en su máximo nivel de alerta el domingo con soldados colaborando en las labores de seguridad.

Lea Tambien: Reabre estación de Metro atacada por terroristas en Londres

Un joven de 21 años fue arrestado en el barrio londinense de Hounslow bajo la ley antiterrorista británica poco antes de la medianoche del sábado, informó en un comunicado la policía metropolitana.

Una bomba de fabricación casera estalló el viernes en un vagón abarrotado en la estación de Parsons Green, en el oeste de Londres, en plena hora punta matutina, aunque al parecer la detonación no fue complete.

El Estado Islámico ha reivindicado el atentado, como lo ha hecho en otros ataques perpetrados en Reino Unido este año, entre ellos dos en Londres y uno en el concierto de la cantante estadounidense Ariana Grande en Manchester en mayo.

La ministra del Interior, Amber Rudd, dijo el domingo que la segunda detención demostraba que no se trataba de un “lobo solitario”, pero que no había pruebas de que el Estado Islámico estuviese implicado.

“Es inevitable que el denominado Estado Islámico intente reivindicar la autoría. No tenemos pruebas que lo sugieran hasta el momento”, dijo en la BBC.

“Pero mientras esto avanza, y mientras la policía investiga, nos aseguraremos de que conocemos exactamente cómo se radicalizó, si podemos”.

La bomba estalló cuando los pasajeros se dirigían al centro de la capital británica. Algunas personas sufrieron quemaduras y otras resultaron heridas en una estampida para escapar, pero funcionarios de salud aseguraron que ninguno estaba en estado grave.

La primera ministra británica, Theresa May, puso a la nación en nivel de amenaza crítico el viernes por la tarde, lo que implica que un ataque podría ser inminente. Soldados y policía armada han sido desplegados en lugares estratégicos como plantas nucleares.

El sábado, agentes de policía armados patrullaba las calles cercanas a los edificios gubernamentales en Westminster y custodiaban los estadios de fútbol de la Premier League donde se jugaban partidos.

En aquella ocasión, el nivel se mantuvo durante cuatro días mientras la policía determinó si el autor había actuado solo o con colaboradores. Previamente, no se había decretado desde 2007.

Reuters

COMPARTIR
Email this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on TumblrDigg thisShare on Reddit