Dilema republicano: ¿El muro fronterizo o ayudar a Texas?

El gobernador de Texas, Greg Abbott, un republicano, predijo el miércoles que el costo del desastre provocado por la tormenta superará fácilmente los del huracán Katrina en 2005.

El gobernador de Texas, Greg Abbott, un republicano, predijo el miércoles que el costo del desastre provocado por la tormenta superará fácilmente los del huracán Katrina en 2005.El presidente Donald Trump prometió esta semana miles de millones de dólares en ayuda para la reconstrucción de Texas tras el desastre provocado por el huracán Harvey, pero el muro fronterizo con México podría interponerse en sus planes.

Sus aliados republicanos tenían previsto eliminar $1.000 millones del fondo para desastres y trasladarlos a la partida para la construcción del muro que el presidente ha prometido construir en la frontera con México.

El gobernador de Texas, Greg Abbott, un republicano, predijo el miércoles que el costo del desastre provocado por la tormenta superará fácilmente los del huracán Katrina en 2005 —estimados en $120.000 millones— y el de la súper tormenta Sandy, de casi $50.000 millones. Una empresa privada ha estimado que el costo de los daños de Harvey rondará por los $160.000 millones de dólares.

El fondo de desastres que maneja la Agencia Federal de Manejo de Emergencias (FEMA) cuenta en sus arcas solo con $3.800 millones para enfrentar la respuesta a Harvey por lo que las consideraciones sobre las asignaciones para este y otros desastres naturales tendrán que ser reconsideradas la próxima semana, cuando se discuta el presupuesto.

El recorte al fondo de desastres fue propuesto mucho antes que llegara Harvey, pero ese tipo de propuestas han sido recurrentes entre algunos legisladores republicanos — incluyendo el senador por Texas, Ted Cruz—, que se resistieron antes a ayudar a otros estados, como fue el caso de New Jersey con la tormenta Sandy, basados en la idea de un gobierno más pequeño y no benefactor, que defienden los conservadores.

El dinero para construir el muro ha sido una complicación adicional para el presupuesto de 2018, que debería ser aprobado antes de que termine septiembre. Trump había dicho que haría que México lo pagara, pero ante la obvia negativa del gobierno de Enrique Peña Nieto, el Congreso estadounidense debe hacerse cargo.

La semana pasada, en un evento político en Phoenix, el presidente reiteró su promesa de construir el muro fronterizo y conseguir financiamiento “aún si hay que cerrar el gobierno”. Los republicanos consideran que el muro es necesario, pero tienen pocos deseos de paralizar el gobierno.

“Las circunstancias han cambiado significativamente desde que la propuesta fue redactada a principio del verano”, dijo el miércoles la portavoz de la Comisión de Presupuesto, Jennifer Hing, sobre el recorte al presupuesto de FEMA. “Dada la actual situación, la comisión está revaluando el tema”.

Trump tiene previsto reunirse con los líderes del Congreso de ambos partidos el próximo miércoles para discutir las opciones.

COMPARTIR
Email this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on TumblrDigg thisShare on Reddit